Carlos Rodríguez se destapa en Mallavia; Evenepoel corta a Roglic

AP

MALLAVIA -- El español Carlos Rodríguez Cano (Ineos) se ha impuesto en solitario en la quinta y penúltima etapa de la Vuelta al País Vasco, la Itzulia 2022, un recorrido de 163,8 km por tierras vizcaínas entre Zamudio y Mallavia tras el cual el belga Remco Evenepoel (Quick Step) es el nuevo líder.

Carlos Rodríguez, granadino de Almuñécar de 21 años y una de las grandes esperanzas del ciclismo español, aprovechó del gran trabajo del catalán Marc Soler (UAE) en una escapada para llegar solo a la meta y aguantar en la explosiva cuesta final para hacerse con su primera victoria como profesional.

En ese muro definitivo de Mallavia, de unos 800 metros y durísimo en varios tramos de grandes porcentajes en los que era difícil hasta avanzar, quedó claro que el anterior líder, Primoz Roglic (Jumbo Visma), que se dejó más de un minuto sobre el resto de favoritos en meta, no está como se suponía.

Tras el ciclista formado en la Fundación Contador y llegado a profesionales desde juveniles, llegó a meta el grupo de candidatos a la victoria final seleccionado a 15 kms. por Evenepoel; entre ellos el colombiano Daniel Felipe Martínez, vencedor el jueves en Zamudio, fue segundo a 7 segundos de su compañero y 2 segundos por delante de Evenepoel, que también bonificó.

Los españoles Ion Izagirre (Ineos), Enric Mas (Movistar) y Pello Bilbao (Bahrain), cuarto, quinto y sexto a 11, 11 y 13 segundos, se mantienen como candidatos para ganar una carrera en la que cedieron opciones Alexandr Vlasov (Bora) y Jonas Vingegaard (Jumbo), séptimo y octavo a 18 y 20 segundos, porque tuvieron que entrar andando al caerse de la bici en el tremendo repecho final.

El la general, Evenepoel es líder con 2 segundos de ventaja sobre un Dani Martínez con el que mañana sábado se espera un duelo camino de Arrate en la última etapa de la carrera vasca.

A la expectativa quedan Ion Izagirre, ganador en 2019 y ahora tercero a 21 segundos del joven belga del Quick Step, Vlasov y Bilbao, cuarto y quinto a 22.

Tienen también sus opciones Vingegaard y Mas, sexto y séptimo a 29 y 37, pero ya parece que nos les queda ninguna a Roglic y Adam Yates (Ineos), los grandes damnificados del día y ya a más de un minuto (1.05 y 1.15) del líder.

Cierra el Top 10 de cara a la última etapa, a 1.30, Marc Soler, gran protagonista de la etapa llevando a Carlos Rodríguez hasta el ataque del granadino, que coincidió con el de Evenepoel que elimino a Roglic y Yates.

La escapada del día la provocó uno de los corredores importantes, Pello Bilbao, a 98 kms. de meta, en la bajada del Alto de Bedarona (3ª). El de Gernika, no obstante, dejó hacer a los seis corredores que le siguieron, por petición de su equipo, ante la imposibilidad de que la fuga prosperase con él en ella.

La intentona del vasco murió también porque fue cazado su compañero Luis León Sánchez, que hacía de puente y ser clave tirando de Bilbao si hubiese llegado hasta él.

Así, quedaron en cabeza Soler, que llegó a ser líder virtual, Carlos Rodríguez, Lucas Hamilton (BikeExchange), que sufrió una cada peligrosa que parece que no fue lo grave que pudo ser, Kenny Elissonde (Trek), Sepp Kuss (Jumbo Visma) y Sergio Samitier (Movistar).

Fueron cediendo, puerto a puerto, Kuss, Samitier, Hamilton en la caída y Elissonde y la carrera quedó con Soler buscando una gloria que mereció pero no pudo ser por el marcaje, y posterior ataque, de Rodríguez, y el movimiento provocado por Evenepeol. Que coincidió, a 15 kms. de meta, subiendo el Alto de Karabieta (2ª), el último puntuable de la jornada..

El belga cogió despistado, o dejando hacer, a Roglic y se llevó a otros seis de los candidatos a la victoria final, entre los que Pello Bilbao que tardó en responder antes de unirse a ellos.

Por delante, Carlos Rodríguez aguantó el medio minuto de ventaja que tenía hasta el muro de Mallavia y allí llegó como pudo a la línea de meta para destaparse con una victoria de prestigio como el gran corredor que todo el mundo espera que sea.

El sábado, la decisiva sexta y última etapa sale de Eibar y finaliza en Arrate, también en la localidad armera. Un recorrido de 135,7 kms. con siete altos puntuables, tres de ellos de Primera: Azurki, Krabelin y Usartza. Los dos últimos subidas a Arrate por vertientes diferentes y Usartza a 2,5 kms. de la tradicional meta junto al Santuario.