Revolcón de Roglic a Carapaz en Moncalvillo, aunque sigue de líder

EFE

MADRID -- Volvió el esloveno Primoz Roglic (Jumbo Visma) a su mejor nivel para imponerse con autoridad en la octava etapa de la Vuelta a España disputada entre Logroño y la inédita cima de Moncalvillo, donde el ecuatoriano Richard Carapaz (Ineos), segundo clasificado, retuvo el jersey rojo de líder por 13 segundos tras una batalla a pecho descubierto entre los favoritos.

Volvió Roglic, aunque no se había ido a pesar del despiste de Formigal con su chubasquero. En una batalla entre los grandes, el esloveno ganador de la Vuelta 2019 fue el mejor. Atacó al final para llegar en solitario a la cima riojana. Batió a Carapaz por 13 segundos, que es el tiempo que le separa ahora del ecuatoriano en la general.

Una batalla apasionante entre los dos patrones de la Vuelta que dejó secuelas importantes entre el resto de aspirantes de la general. El último zarpazo del esloveno, de 30 años, colocó 19 segundos a Dan Martin, 33 a Carthy, 54 a Enric Mas, quien no entró en la refriega de los grandes y 1.33 minutos a Esteban Chaves.

La general se aprieta en la zona alta y se abre a partir del quinto puesto que ocupa Mas, ya a 1.54 minutos. Carapaz y Roglic casi empatados, Martin sigue a 28 y Carthy a 44. Las distancias ya son enormes para hombres como Chaves, a 3.28, Valverde, a 3.35 y Marc Soler a 3.40.

Con dos etapas llanas de inmediato, el fin de semana asturiana con La Farrapona y el Angliru promete fuertes sensaciones.

FUGA SIN PELIGRO PARA CARAPAZ

Etapa examen para los favoritos, otra más con La Rioja como escenario único, con 3.025 metros de desnivel acumulado. Ruta entre viñedos vestidos de otoño que prometía un final desconocido en el Alto de Moncalvillo.

La primera emoción para 7 hombres que decidieron alterar el orden, con el "gorrión" cántabro Ángel Madrazo, el campeón mundial 2013 portugués Rui Costa y el maillot tricolor francés Cavagna en la aventura. Cero peligro para Carapaz, ya que el mejor clasificado era Costa a 25 minutos.

El tren de persecución del Ineos, en cuadro con 5 hombres tras la retirada de Golas, lo dirigía el ilustre Chris Froome, el ciclista mas laureado del pelotón actual en labores de gregario tirando en el llano. Todo por Carapaz en tiempos difíciles. Otro ilustres, Tom Dumoulin ni tomó la salida por "fatiga". Dura baja en el Jumbo, perjudicial para Roglic.

MOVISTAR ANIMA EL PELOTÓN EN LA RASA

Subiendo el Puerto de la Rasa (2ª.9,8 kms al 5,3) Movistar tomó el mando para poner al personal en fila. No estaban interesados los hombres de Enric Mas y Valverde con el ritmo del Ineos, rodando cómodo a 5 minutos de la fuga. Un movimiento por la posición con mensaje para el líder y los hombres de la general.

El acelerón del cuadro telefónico hizo efecto. Por la cima la renta de la fuga bajó de 5 a 2.30 minutos y en cabeza se cocía a fuego lento la pelea entre Movistar, Ineos y Jumbo Visma.

Descenso muy rápido y en fila india que rompió el grupo en varios sectores. Movistar seguía endureciendo la etapa a medida que se acercaba el gran reto del día: el ascenso a Moncalvillo. El látigo azul, a un ritmo de 70 por hora, redujo el grupo principal a 50 corredores.

ENORME BATALLA EN MONCALVILLO, ROGLIC EL MEJOR

Sin respiro hasta el Alto de Moncalvillo (1a, 8,3 kms al 9,2 de promedio y rampas al final del 15. Tal vez el final más duro después del Angliru. Movistar echó abajo la fuga a 8 kms, pero la "Operación desgaste" duró poco porque se avecinaba una gran tormenta.

Valverde tensó lejos de meta, lo que provocó la respuesta de Gesink (Jumbo) y de Andrey Amador, el guardaespaldas de Carapaz. Se sumó a la fiesta el Education First de Hugh Carthy con Woods de locomotora. El canadiense hizo la selección de los grandes favoritos a 4,5 ksm del alto. Combate abierto.

Después de un tirón de Carthy tanto Valverde como Mas dieron muestras de flaqueza. Los mejores iban a salir a la palestra. Primero Carapaz, con Roglic a su rueda. Uno de rojo, otro de verde, cara a cara, ambos mostrando sus poderes. A duras penas llegaron a unirse de nuevo Martin, Vlasov, que lo intentó, y Carthy.

Pero quedaban petardos. Roglic atacó a 1.200 metros de la pancarta, le alcanzó sufriendo Carapaz, sin perseguidores inmediatos. El ecuatoriano se hizo el fuerte a 800 metros, pero no recibió más que otro mazazo del esloveno.

Era el definitivo, el que demostró que "Rogla" quiere renovar la roja que ahora luce la "Locomotora de Carchi. Serán los grandes protagonistas. Espera Asturias. Más emoción imposible.

La novena etapa se disputa este jueves entre Castrillo del Val y Aguilar de Campoo, con un recorrido de 157,7 kilómetros.