Dupont gana sprint de riesgo; Laporte sigue líder

Dupont aceleró en la segunda etapa y se impuso en un sprint accidentado. Getty Images

MADRID -- El belga Timothy Dupont (Bingoal WB) fue el más rápido en un sprint reducido por una caída cerca de meta y levantó los brazos como vencedor de la segunda etapa de la Estrella de Bessèges, disputada entre Saint-Geniès de Malgoires y La Calmette, de 153,8 kilómetros, en la que se mantuvo como líder el francés Christophe Laporte (Cofidis).

Otro susto al final. En cuanto surgen los nervios para preparar el sprint se producen caídas. Esta ve dos casi seguidas, la última dentro del último kilómetro. El percance seleccionó el grupo que se iba a disputar la victoria, y ahí apareció el belga Dupont para llevarse la gloria.

El ciclista de Gante, un veterano de 33 años con abundantes triunfos menores en su palmarés, ganó la partida al francés Pierre Barbier (Delko) y al italiano Giacomo Nizzolo (Qhubeka Assos), dando tiempo a un fracturado pelotón con un tiempo de 3h.35.14.

Una victoria que compensó el esfuerzo del equipo durante toda la jornada, pues otro belga del Bingoal, Ludovic Robeet, estuvo en la escapada de 5 y luego lo intentó en solitario sin suerte. Fue el más combativo, pero sin premio.

Aguantó el liderato el francés Christophe Laporte, vencedor de la primera etapa, quien saldrá en la tercera etapa con el jersey de líder y una ventaja de 2 segundos sobre Dupont y 3 respecto al francés del Arkea Nacer Bouhanni.

Otra jornada propicia para el esprint, aunque el recorrido ofrecía tres cotas y carreteras onduladas que animaron la nublada jornada, sobre todo por el atrevimiento de los valientes de turno que buscan la fuga.

De inicio se marcharon 5 hombres: Hurel, Picoux, Delettre, líder de la montaña, Robeet y el checo Vojtech Repa, de la escuadra española Kern Pharma, quien salió con 3 dientes menos por la caída que le afectó en la víspera.

Delettre puntuó en cabeza en las cotas de Montagnac (2a) y Clarensac (1a) y cumplió el objetivo de seguir como mejor escalador. Pero hubo quien se negó a regalar su esfuerzo fugitivo y trató de sorprender. El valiente fue el belga Ludovic Robeet (Bingoal), quien aprovechó la aceleración del segundo paso por la Cota de Montagnac, a 42 de meta, para marcharse en solitario.

Robeet, con un triunfo de etapa en su palmarés en la Semana Coppi y Bartali, se dejó el alma en busca de la meta en La Calmette, cercana a Nimes, pero la ley del pelotón cumplió la previsión matemática de que la fuga iba a pasar a la historia a 10 de la última pancarta.

Últimos kilómetros para el trámite del sprint. Surgieron los nervios, la batalla por alcanzar una buena posición y, desgraciadamente, las caídas. Pelotón enfilado a toda velocidad con el Arkea gobernando la cabeza en busca de la victoria de Bouhanni.

Con el pelotón cortado entraron en escena los equipos de los esprinters. Más caídas a la salida de una rotonda y la recta inminente con descontrol al frente. En "petit comité" se iba a resolver el esprint. Dupont mostró su potencial por velocidad, se impuso con claridad en una jornada con susto y animada por valientes corredores anónimos.

Este viernes la tercera etapa tendrá la salida y la meta en Bessèges, y completará un recorrido de 156,9 kilómetros.