Ballerini remata el doblete en final accidentado; Bernal fue décimo

Ballerini se hizo grande y conquistó la primera etapa del sprint este jueves por la mañana EFE

MADRID -- En un sprint intenso y reducido por las caídas, el italiano Davide Ballerini (Deceuninck Quick Step) reforzó el liderato con un doblete en la segunda etapa del Tour de Provenza, disputada entre Cassis y Manosque, de 174,6 kilómetros de recorrido.

Ballerini se libró de las caídas en el tramo final y arriesgó desde lejos con una arrancada que le permitió levantar los brazos por segundo día consecutivo, con un tiempo de 4h.21.47, por delante de su compatriota Giulio Ciccone (Trek Segafredo).

Un duelo bajo la lluvia entre los ciclistas transalpinos al que se unió como tercer clasificado el español Alex Aranburu, del Astana, equipo que peleó por la victoria, pero sin suerte, ya que el ruso Vlasov cayó junto a Alaphlippe a 1.000 metros de meta.

A 6 segundos del ganador entró el primer grupo con algunos de los favoritos, entre ellos el colombiano Egan Bernal (Ineos). En sector de rezagados entró el español Enric Mas (Movistar), a 2.35 del vencedor.

En la clasificación general Ballerini reforzó el liderato, 16 segundos por delante del español Alex Aranburu y 19 con respecto al italiano Gianni Moscon (Ineos). La décima plaza es de Egan Bernal, a la espera de la jornada reina de este sábado con el ascenso, aunque incompleto, al Mont Ventoux, donde se decidirá el Tour de Provenza.

Etapa de perfil ondulado y llegada en cuesta que prometía movimiento desde el banderazo de salida. Los primeros kilómetros en subida no puntuable animaron a 5 aventureros que enseguida abrieron hueco. Rumbo al sueño de gloria salieron Bleier, Leroux, Grosu, Conca y Cousin.

Fuga hecha y persecución controlada por el Deceuninck del líder David Ballerini, empeñado en que la rebelión del quinteto no fuera definitiva. Los "lobos" del equipo belga estabilizaron la fuga en torno a los 2.50 minutos.

En el ascenso al Col de la Mort D'Imbert (2a) la calma se rompió en el grupo delantero. Atacó Filippo Conca (Lotto Soudal), un gigante de 1.90, de 22 años, en su segundo día de profesional, dejando clavados a sus 4 compañeros de fuga, incapaces de contestar al cambio de ritmo del italiano, quien coronó a 34 kms de meta con casi un minuto sobre los perseguidores y 2 respecto a un pelotón que bajo la lluvia ya estaba tomando aptitud de caza.

Un esfuerzo cargado de ilusión, pero poco realista para el ciclista lombardo, alcanzado poco después de coronar la última dificultad puntuable de la etapa, el Col Montfuron, a 16 kilómetros de meta.

El tren del Deceuninck estiró el grupo en busca de la meta en Manosque, donde aún esperaba una trampa a tener en cuenta, una incómoda subida final de 2,7 kilómetros que exigía estrategia en su gestión. Con la carretera mojada, lluvia y ritmo endiablado el grupo, ya partido, volaba sin piedad.

Los favoritos asomaron al frente, entre ellos Julian Alaphilippe con su maillot arcoíris, inquieto como en la primera jornada. Su intento no le permitió ir lejos, pero puso en alerta a los demás candidatos de la general.

Movistar movió ficha con el estadounidense Matteo Jorgenson, aliado del belga Florian Vermeersch (Lotto Soudal) en un salto a 8 kms de meta que apenas logró inquietar al grupo de la alta jerarquía, que cortó el proyecto a 4 de meta.

Deceuninck puso al checo Stybar a poner orden al frente del pelotón, pero el Astana con Gorka Izagirre, vencedor en Provenza en 2019, también quería tentar la victoria. Lucha por la gloria en un final nervioso y peleado en un grupo reducido a los más fuertes.

Una caída acabó con Alaphilippe y Alexander Vlasov, eliminados por la desgracia. Dos favoritos menos. En medio de la confusión Ballerini jugó su baza desde lejos, se llevó a rueda a Ciccone, pero el sprinter pudo con el escalador, que se llevó el segundo premio consecutivo y reforzó el liderato. El sueño no durará mucho, llega el Ventoux y los escaladores se disputarán el maillot de líder y la general final.

La tercera etapa entre Istres y Chalet Reynard, de 153,9 km, será decisiva. Cita con la montaña en el ascenso al Mont Ventoux, si bien la meta no está instalada en la mítica cima. Los escaladores tendrán la opción de decidir e maillot de líder.