El italiano Baroncini se proclama rey mundial sub'23

Getty Images

MADRID -- El italiano Filippo Baroncini se proclamó campeón del mundo sub'23 en ruta al ganar en solitario la prueba de 160 km disputada entre Amberes y Lovaina, en la que se colgó la medalla de plata el eritreo Biniam Ghirmay y el bronce el neerlandés Olav Kooij.

Baroncini (Massa Lombarda, 21 años) cimentó el título mundial con un certero y oportuno ataque a 6 kilómetros de meta que no tuvo respuesta entre sus rivales, que tuvieron que luchar por los escalones secundarios del podio.

El italiano, que milita en el Trek Segafredo del World Tour, entró en meta degustando el sabor del oro, el sueño de su vida, con 2 segundos de adelanto sobre Ghirmay, el más rápido del pelotón perseguidor, logrando una medalla histórica para su país. Con el mismo tiempo cazó el bronce el neerlandés Kooij, uno de los favoritos a priori para el título mundial.

La carrera comenzó animada con una escapada exenta de peligro formada por el neozelandés Currie, el estonio Karpenko y el irlandés Ward. No hubo inquietud en el pelotón, en todo momento controlado por las selecciones favoritas, como la neerlandesa, belga o incluso la española, aún con sus componentes cerca de cabeza en todo momento.

A medida que se sucedían las 20 cotas del recorrido y los pasos adoquinados el decorado fue cambiando. Aparecieron los nervios y las caídas. Una de ellas afectó al español Pau Miquel.

La fuga se fue disolviendo. Cedió Karpenko, luego Ward y el último superviviente, Currie, fue atrapado a 58 km de Lovaina, tras la subida por la cota de Saddle.

Muchos movimientos en el pelotón, y ya con intención, buscando los cortes definitivos. Subiendo la Cota de Smeyberg tensaron los italianos y enseguida se formó una fuga de 8 corredores a 45 km de meta. Saltó en busca de la cabeza de carrera Mikel Azparren, pero el ciclista español no pudo resistir el impulso de un pelotón que volaba para controlar la fase decisiva.

Lejos de meta mostró debilidad en un repecho Juan Ayuso, la gran baza española, quedando anuladas las opciones de medalla para el combinado nacional cuando aún restaban 20 km para la última línea.

Inició la última vuelta en cabeza el suizo Schmid, convencido de sus posibilidades, atacando de lejos, con 20 segundos de ventaja. Una apuesta ambiciosa que fue anulada por la ambición de la maquinaria naranja de los Países Bajos con 4 corredores tirando del grupo principal.

Un repecho a 6 de meta resultó clave. Schmid fue atrapado por el pelotón principal y se desató la batalla. En momentos de ciertas dudas emergió como un cohete Filippo Baroncini, subcampeón de Europa y ganador de etapa en el Giro sub'23 que se anotó Ayuso.

Abrió hueco el ciclista transalpino, al que solo le quedaba subir a la Cota de San Antonio, a 2.000 metros de meta, para tocar el cielo con las manos. Y coronó la cima Baroncini, ya imparable. Con tiempo para el deleite, cruzó la línea con el arcoíris en su corazón. Era el sexto título italiano sub'23 en un Mundial en ruta.