Pogacar volvió a ser el rey del ciclismo 2021

EFE

MADRID -- El esloveno Tadej Pogacar (Komenda, 23 años) dominó fácilmente el Tour de France y logró la segunda victoria consecutiva, pero no se detuvieron ahí sus ambiciones, sino que firmó laureles históricos en dos "monumentos", la Lieja Bastoña Lieja e Il Lombardia.

Antes, despegó el año apuntándose el Tour de los UAE y la Tirreno Adriático. A consecuencia de este dominio despide el año como número 1 del ránking UCI. En 2002 también será el hombre a batir.

Pogacar encabeza la nueva ola del ciclismo mundial, la de los jóvenes talentos que han revolucionado este deporte. Se trata de un campeón que gana a lo grande, con autoridad y demostraciones cuando la ocasión se presenta. En el Tour, añadió tres triunfos de etapa al maillot amarillo.

POGACAR, ROGLIC Y ALAPHILIPPE PROTAGONISTAS

Su juventud se traduce en la carretera en personalidad y entereza, como si de un veterano se tratase. Y fuera de la carretera muestra entereza para soportar la presión de un líder que ya empieza a ser comparado con el mítico belga Eddy Merckx.

Pogacar confirmó, además, que no es un corredor de un objetivo, aunque ese reto sea el Tour. Comenzó ganando en la casa del patrocinador el Tour de los UAE en febrero, brilló en la Tirreno en marzo, lo bordó en el Tour en julio y cerró la temporada en octubre ganando en Lombardía.

También hay que añadir la medalla de bronce olímpica en Tokio y el honorable número 1 de la lista de la Unión Ciclista Internacional. Eslovenia, un país de apenas 2 millones de habitantes, ha sido un año más protagonista principal de la temporada 2021. Primoz Roglic (Jumbo Visma) se unió a la fiesta ganando con autoridad la tercera Vuelta a España consecutiva.

El ciclista de Zagorje ob Savi, de 32 años, empezó luciéndose en la París Niza ganando 3 etapas, se adjudicó la Itzulia, se proclamó campeón olímpico contrarreloj en Tokio y cerró la temporada con la Milán Turín. Un valor seguro dispuesto a discutir el Tour a Pogacar en 2022.

Los colores del arcoíris volvieron a lucir en el pecho del francés Julian Alaphilippe (Saint Amand Montrond, 29 años), por segundo año consecutivo, campeón del Mundo en ruta en la cita de Flandes. El mosquetero galo se llevó el premio gordo fiel a su estilo agresivo y espectacular que le permitió ganar en solitario, con más de medio minuto de ventaja, sin respuesta de los rivales.

No solo se lució Alaphilippe en la cita flamenca, sino que dejó constancia de su clase ganando su tercera Flecha Valona y 1 etapa en el Tour de Francia.

BERNAL Y CARAPAZ EN SEGUNDA LÍNEA

El poder esloveno representado por Pogacar y Roglic no ha permitido el despegue de otros corredores aspirantes a las más altas cumbres del ciclismo. El colombiano Egan Bernal (Ineos) apareció lanzado en 2019 con el maillot amarillo en el Tour, siendo el primer latinoamericano en conseguirlo, y el más joven campeón en París en los últimos 110 años de historia de la carrera.

En esta temporada que acaba la apuesta del ciclista de Zipaquirá, de 24 años, fue el Giro, y acertó de pleno, pues se llevó la maglia rosa, el segundo colombiano después de Nairo Quintana en lograr este éxito. Luego en la Vuelta se conformó con la sexta plaza, siempre lejos de las plazas del podio.

Las lesiones en la espalda colocan el interrogante sobre Bernal, corredor de condiciones excepcionales, pero al parecer estancado en el Tour de France, la prueba de referencia a la que aspiran todos los corredores.

Dentro del Ineos, el ecuatoriano Richard Carapaz también sufrió el dominio esloveno. Ganó la Vuelta a Suiza y en el Tour de France se subió al podio como tercero. Luego en la Vuelta se bajó de la bicicleta antes de llegar a Santiago. La gloria olímpica se le presentó al de Carchi, de 28 años, en la prueba en ruta de Tokio, donde ganó el oro en solitario.

EL DUELO VAN AERT-VAN DER POEL DEL BARRO A LA RUTA

Un nuevo fenómeno llegó al ciclismo en ruta gracias al duelo entre el neerlandés Mathieu Van der Poel (Alpecin Fenix) y el belga Wout Van Aert (Jumbo Visma). Las dos figuras del ciclocrós, con 4 y 3 títulos mundiales respectivamente, han despertado el interés por el "ciclismo del barro", pero sus duelos en ruta son apasionantes. Van der Poel, de 26 años, se impuso en el "sterrato" de la Strade Bianche en marzo, y cosechó etapas en Tour de France, UAE, Tirreno y Vuelta a Suiza, a menudo con un ciclismo ofensivo y ambicioso que agradece el aficionado al ciclismo.

Van Aert, de 27 años, ha sido uno de los ciclistas del año, sin duda. El de Herentals se adjudicó la Gante Wevelgem y la Amstel Gold Race, en el Tour de Francia dio un enorme espectáculo ganando al esprint, en montaña y en crono, y obtuvo sendas medallas de plata en el Mundial en ruta y prueba olímpica.

Los dos ciclistas, junto al campeón olímpico de BTT, el británico Tom Pidcock, han terminado de poner en el mapa mundial el ciclocrós, creando una gran expectación ante las próximas carreras de Copa del Mundo y más tarde, ya en enero, en el Mundial de la especialidad.

En las clásicas monumentales hubo invitados inesperados. La Milán San Remo vio el triunfo del belga Jasper Stuyven, en el Tour de Flandes emergió el danés Kasper Asgreen, en la Lieja el gran Pogacar, y a finales de temporada el italiano Sonny Colbrelli, campeón de Italia y de Europa en ruta, dio la campanada en una inolvidable y dantesca París-Roubaix. Luego, otra vez Pogacar remató la temporada en Lombardía.