La F-1 aún no descarta cancelar toda la temporada

Pese a que las discusiones para iniciar en julio las actividades de la Fórmula Uno se encuentran en etapa avanzada, el presidente de la F1, Chase Carey, advirtió el viernes que todavía persiste “la remota posibilidad de no correr en 2020”.

Las primeras 10 carreras de la temporada han sido pospuestas o canceladas a raíz de la pandemia del nuevo coronavirus, lo que representa una enorme pérdida económica. El icónico Gran Premio de Mónaco fue cancelado por primera vez en 66 años.

Cifras dadas a conocer por Liberty Media, compañía dueña de la F1, mostraron ingresos por 39 millones de dólares para el primer trimestre del año, en comparación con los 246 millones de dólares para el mismo periodo el año pasado. La F1 tiene una deuda de 2.900 millones, que ha sido compensada por la producción de liquidez extra a través de transacciones internas.

El impacto económico aumentó debido a la cancelación de los GP de Australia y de Bahrein que se correrían en marzo —lo que implicó dejar ir ingresos por ventas de boletos y por derechos de transmisión.

“Estamos activamente comprometidos con instituciones financieras en torno a un crédito”, dijo Carey durante una conferencia telefónica el jueves con inversionistas. “Han sido muy comprensivas mientras trabajamos juntos en identificar cambios potenciales... que nos permitan llegar a escenarios potenciales, incluyendo la remota posibilidad de no correr en 2020”.

Carey indicó que la F1 ha dado licencias sin goce de sueldo al 50% de su fuerza laboral, al tiempo que las escuderías trabajan juntas para reducir aún más el tope presupuestal de la F1 —el cual de antemano había sido recortado para las escuderías a 175 millones de dólares para la temporada 2021.

“Esperamos ahora seguir adelante con un tope mucho más bajo” para el próximo año, sostuvo Carey.

Varios reportes fijan esa cifra en 145 millones de dólares, pero las escuderías aún no llegan a un acuerdo —McLaren presiona por una cantidad menor pero Ferrari ha externado su preocupación de que el hecho de reducir el tope a 145 millones tendrá un fuerte impacto en su personal.

“El objetivo es lanzar nuestra temporada para el fin de semana del 4 y 5 de julio en Austria y es probable que también compitamos en Austria el fin de semana del 11 y 12 de julio”, detalló Carey. “Nos hayamos en etapa avanzada en la creación de un calendario de carreras adicionales en Europa durante principios de septiembre”.

Todo esto en caso de que la temporada se lleve a cabo.