Lo bueno y lo malo del GP de México

play
Adal Franco: 'Fiesta mexicana que Sergio Pérez recordará toda su vida' (2:42)

Nuestro experto analiza lo que pasó en el Gran Premio de México, donde Red Bull brilló con triunfo de Verstappen y tercer sitio de 'Checo'. (2:42)

Destacable apoyo de la afición; lamentable lo de la grada le día viernes; recuerda que toda la F1 está en Star +, suscríbete aquí

El Gran Premio de la Ciudad de México se presentó en la Ciudad de México después de dos años de ausencia y después de una vibrante carrera, en ESPN te presentamos lo bueno y lo malo que se vivió a lo largo de los tres días de actividades en el Autódromo Hermanos Rodríguez y cuya carrera pudiste ver a través de Star Plus.

Lo malo

Poca efectividad del Fast Pass: Los organizadores condicionaron el ingreso de los aficionados al evento con la presentación del llamado Fast Pass o una copia del cuadro completo de vacunación o resultado negativo de la prueba PCR, pero los encargados de revisar estos puntos en las puertas poco o nulo caso le hicieron a la documentación necesaria para vivir una F1esta sin riesgo de contagio por Covid-19.

Largas filas: Este punto va ligado de los llamados Fast Pass, pues las puertas “especiales” para las personas que tenían este trámite y los que no tenían provocó que las personas se aglomeraran en las puertas, lo que ocasionó filas kilométricas y la afición tuvo que esperar hasta hora y media para ingresar al lugar.

Las filas más largas se vivieron este domingo y desde tres horas antes del evento, en las inmediaciones del autódromo.

Zonas donde no respetaron cubrebocas: El cubrebocas se convirtió en la principal medida de protección frente a un riesgo de contagio por Covid-19 y con la presencia de un aforo al cien por ciento debido al semáforo verde que se tiene en la Ciudad de México.

En varias secciones del AHR las personas estuvieron sin cubrebocas y poco importaba la distancia que tenían con otros asistentes.

Reventa: A diferencia de otros años, los revendedores estuvieron más cerca que nunca de las puertas de acceso. En ediciones anteriores los policías capitalinos pusieron especial énfasis en este punto, pero esta semana los acaparadores estuvieron en el lugar sin ningún problema y sin riesgo de ser detenidos.

Zona naranja en riesgo: Este fue el punto más crítico que vivieron los aficionados que compraron un boleto para la carrera, ya que el pasado viernes los aficionados que contaban con un lugar para la grada 2A de la zona naranja no pudieron entra debido a que la grada no tenía las condiciones necesarias para tener gente. Protección civil clausuró parcialmente ese lugar y cientos de personas se quejaron de este aspecto, pues muchos aficionados que viajaran de otras zonas del país y del extranjero no pudieron ver las dos primeras prácticas. Los organizadores regresaron como reembolso 500 pesos en efectivo y 500 pesos para que pudieran comprar en las instalaciones.

Lo Bueno

Ambiente: Pese a los puntos malos la afición volvió a demostrar que es una de las más cálidas y festivas de todo el calendario. La afición no dejó de corear al mexicano Checo Pérez y los que estuvieron en la zona de Foro Sol colaboraron con la llamada bandera monumental que formaron utilizando camisetas verdes, blancas y rojas.

Podio de Checo: El piloto local, Checo Pérez entregó a la afición el resultado más importante para un mexicano en un Gran Premio de Fórmula 1 al alcanzar la tercera posición.

El tapatío logró mantenerse en el tercer puesto desde el inicio de la carrera y no soltó la tercera posición, aunque estuvo cerca de robarle la segunda posición a Lewis Hamilton, al estar a menos de medio segundo de distancia.

Se impuso la Banda verde: Una de las iniciativas que tuvieron los organizadores fue la petición de asistir con camisetas verdes. Muchos aficionados apostaron por playeras de la Selección de México para apoyar en el evento, mientras que otro de los colores que más dominaron fue el azul, rojo y amarillo, pertenecientes a la escudería Red Bull.

Nuevo récord de asistencia: El Gran Premio de la Ciudad de México de Fórmula 1 rompió su récord de asistencia al tener 374 mil aficionados entre los tres días de actividad. Su marca anterior databa de 2019 con 345 mil 694, en la quinta edición de la tercera etapa del Gran Premio de Fórmula 1.