IndyCar arranca su temporada con la Genesys 300, primer evento deportivo en Texas en plena pandemia

DALLAS -- Para los amantes del deporte en Texas, la Genesys 300 representa mucho más que la simple carrera inaugural de temporada 2020 de la IndyCar.

Representará el primer deporte profesional que se dispute en el estado desde que en la segunda semana de marzo la pandemia del Covid-19 obligó a detener la actividad e Estados Unidos.

IndyCar arrancará este sábado en el Texas Motor Speedway de Fort Worth, localizado a unas 30 millas del centro de Dallas. La temporada debió comenzar en marzo en Florida.

“Creo que todos los pilotos seremos un poco más precavidos“, dijo el veterano Tony Kanaan. “Creo que todos van a tener que comenzar a encontrar su ritmo y tratar de finalizar la carrera. Es un óvalo, es la primera carrera, no será fácil en medio de todo esto“.

“He hablado con algunos muchachos, creo que todos estamos en la misma página“, agregó. “Nunca sabes, cuando ves la bandera verde, la gente tiene una tendencia a olvidarse de todo y tratar de ganar“.

Es un hecho que el veterano piloto brasileño nunca olvidará el arranque en Texas, que por cierto es una de sus pistas favoritas, donde ha corrido en 20 ocasiones desde el 2003, donde ha estado 11 veces entre los cinco mejores lugares y donde cerró su primer campeonato de IndyCar en el 2004.

Kanaan, de 45 años, además arrancará su última temporada en medio de la pandemia del coronavirus, ya que anunció el retiro al final del 2020. Debutó en la entonces ChampCar en 1998.

“Para ser honestos, debemos estar felices de volver a una pista“, dijo Kanaan en video conferencia de prensa este martes. “Debemos estar contentos de que la vida está regresando a la normalidad, cualquiera que vaya a ser...“.

“Será algo diferente correr sin aficionados en las tribunas“, agregó. “Una de las razones por las que crecimos la IndyCar fue por el gran acceso que siempre dimos a los fans, con sesiones de autógrafos, pases para la zona de pits y paddocks. Pero esto tiene que regresar algún día“.

Es probable que la carrera del sábado en el Texas Motor Speedway ayude a regresar algo de la gran popularidad que la IndyCar tuvo en los años noventas y principio de los 2000. Hay pocas opciones de eventos aunque sea por televisión para ver en vivo. La Genesys 300 se correrá el sábado por la noche y será transmitida a escala nacional.

“Ojalá que mucha gente que nunca ve carreras, esté observando este sábado y le guste“, comentó Kanaan. “Vamos en horario estelar, que es grandioso, después de que será la primera vez en 13 años en televisión abierta“.

A pesar de que el gobierno de Texas permite ya hasta 25 por ciento de asistencia a los estadios al aire libre ocupados, la Serie decidió correr a puertas cerradas.

Además se condensará todo el fin de semana habitual de carreras, en un solo día; todo el sábado, cuando se rodarán los entrenamientos, clasificación para la parrilla de salida y se disputará la competencia.

Los equipos tienen cantidad de personal restringido, igual que empleados de la Serie y habrá una cantidad muy limitada de medios de comunicación.

Cada persona que entre, tendrá que realizarse pruebas médicas y acatar el distanciamiento social. El autódromo utilizará sus 64 garages disponibles en la zona de paddock para sólo 12 equipos que llegan con la IndyCar.

Los equipos tendrán que realizar todas sus comidas y si es necesario dormir en sus casas rodantes, para evitar salir del autódromos a partir de que lleguen.

“Estamos haciendo todo lo que está en nuestro poder para asegurar la saludos de todos“, dijo el presidente del TMS, Eddie George.

La IndyCar reiteró que correrá una temporada de 15 carreras entre junio y octubre, a partir del sábado.

“Son tiempos complicados“, dijo Kanaan. “Pero es semana de carreras. Creo que la carrera será muy buena. Es un óvalo rápido. Después de Indy, creo que éste es el más rápido. Ya veremos. Feliz de estar de regreso“.