¿Por qué el Maratón de Boston no puede tener Récords Mundiales?

Los requisitos que incumple para ser validado para las marcas oficiales de la IAAF. Freepik

Otra de las particularidades del Maratón de Boston está en el trazado de su recorrido. A pesar de ser reconocida como una de las más duras del mundo, esta carrera no puede ostentar ningún récord oficial, como el Récord Mundial. De hecho, en 2011 el keniata Geoffrey Mutai bajó la marca hasta 2:03:02, la más rápida de todos los tiempos por aquel entonces. Pero la IAAF (Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo, actualmente World Athletics) no la reconoció, a pesar de las reclamaciones de la organización y el apoyo del resto de corredores profesionales. Y el motivo fue justamente su circuito. Sucede que para que una Maratón sea válida para las marcas oficiales de la IAAF, no sólo debe tener una distancia total homologada: 42.195 metros, sino que también debe cumplir otros requisitos. Entre ellos hay dos que Boston no cumple, y uno es que la diferencia de altitud sobre el nivel del mar entre salida y meta no puede superar los 42 metros. Además, ambos puntos tampoco pueden estar separados por más de 21 kilómetros.

En cuanto a la dificultad del circuito, quienes participan en el Maratón de Boston saben que deben enfrentar ruta cargada de desniveles que lo pondrán a prueba. Este recorrido comienza en la localidad de Hopkinton, con una salida en bajada de casi un kilómetro, que será apenas interrumpida por un ascenso corto de 250 metros, para dar paso a un descenso de casi cinco kilómetros. Sin duda una gran tentación para cualquier corredor, pero según aconsejan los expertos, entre ellos el cuatro veces ganador de la prueba Bill Rodgers, lo ideal es no apurar el paso en esta etapa. Posteriormente, en el kilómetro 24,5 hay otro descenso de casi mil metros de longitud nos llevará a la etapa más difícil de la prueba, en Newton, que consiste en superar cuatro subidas que encontraremos hasta el kilómetro 32,5 con la célebre “Heartbreak Hill” o rompecorazones. Finalmente, después del kilómetro 33, tendremos tres descensos hasta Bacon Street en el kilómetro 37, terminando esta especie de "montaña rusa maratoniana".

A pesar de todo esto, a lo largo de su historia y aunque no han sido ratificados, el maratón de Boston ha visto caer extraoficialmente cuatro Récords Mundiales: uno en hombres, dos en mujeres y uno en silla de ruedas masculinos.