Cómo tomar las curvas en las carreras

feeepik.es

Algunos circuitos de competencias están plagados de curvas, mientras que otros tienen menos. De todos modos, los runners no podemos evitar las curvas en las carreras de calle. Y lo extraño es que generalmente las ignoramos en nuestro entrenamiento. Sin embargo, aprender a tomar las curvas del modo más cerrado posible es muy útil, especialmente para quienes buscan mejorar sus marcas personales en una distancia, ya que esto nos evita correr más de lo necesario. En general, cuantas más curvas tiene un recorrido más impacto puede tener esta táctica en tu tiempo final. Basta con imaginarnos una carrera con muchas curvas, como si fuese por el centro de la ciudad. Si no haces curvas más cerradas, vas a correr más. De hecho, se calcula que en los circuitos que tienen muchas curvas, puede darse una diferencia de hasta 1 kilómetro en la distancia total, dependiendo de cómo las tomes.

Para practicar esto, elige trayectos menos rectos para los entrenamientos y comienza a identificar la tangente de cada curva. Para sacarle provecho el día de la competencia, estudia el recorrido de la carrera con antelación para saber en qué parte del camino será necesario prestar más atención. Eso sí, ten cuidado con los otros corredores y decide con cierta antecedencia si vas a hacer la curva abierta o cerrada, y siempre mirá al costado para ver si algún otro runner está en el camino que piensas seguir.

Por último, ten presente que cualquier intento de ganar tiempo al hacer curvas cerradas en carreras se anula si para ello necesitas reducir mucho la velocidad. Lo ideal es empezar la curva más abierto, no mucho, e ir cerrándose como si estuvieras manejando un auto, para no desacelerar tanto.

¿Notas que podrías acortar tus recorridos poniendo esto en práctica?