Sobrehidratación: cuidado con los extremos

ESPN Run

Cuando hablamos de llevar una correcta hidratación no solamente nos referimos a que no falten líquidos ni sales en tu cuerpo, sino también a que evitemos caer en los excesos desmedidos. Sucede que los runners que beben excesivas cantidades de agua para compensar el líquido perdido durante el entrenamiento se están exponiendo a un riesgo igual al que se exponen aquellos que no se hidratan lo suficiente. En otras palabras, de los peligros de la deshidratación suele hablarse bastante, pero casi no se tiene en cuenta el peligro opuesto: la sobrehidratación, que puede ser incluso más peligrosa y puede conducir a complicaciones potencialmente mortales.

Como sabemos, durante el ejercicio la temperatura de nuestro cuerpo se eleva y con ello aumenta también la pérdida de líquido a través del sudor, que es el mecanismo de termorregulación de nuestro organismo. Pero con esa transpiración además de agua salen de nuestro cuerpo electrolitos, que son minerales presentes en la sangre y otros líquidos corporales que llevan una carga eléctrica y tienen funciones clave en el organismo. Tal es su importancia que una falta pronunciada de algunos de ellos no solo puede provocar provocando un impacto negativo en tu performance, sino que además es capaz de causar serios problemas de salud.

En este sentido hay que entender que la sobrehidratación es una condición seria y común en atletas de resistencia, que toman agua en exceso sin reponer sales minerales y caen en la hiponatremia. Este cuadro se caracteriza por un desbalance entre los electrolitos y la cantidad de líquido en el cuerpo. Es decir, la hiponatremia provoca un descenso en los niveles de sustancias como el sodio en sangre, lo que deriva en otras complicaciones ya que estos minerales intervienen por ejemplo a la hora de realizar las contracciones musculares. Este problema suele tener síntomas como náuseas, vómitos, dolor de cabeza, confusión, fatiga, pérdida del apetito, debilidad muscular, calambres, inquietud e irritabilidad. Para evitarlo, lo primero a tener en cuenta es que, ante casos de elevadas temperaturas y alta sudoración prolongada en el tiempo, no basta simplemente con beber agua, sino que también necesitamos reponer electrolitos como sodio, potasio y magnesio, que suelen encontrarse por ejemplo en bebidas deportivas.