¿Por qué es tan importante hidratarnos bien?

ESPN Run

En cualquier circunstancia es muy importante mantener de forma correcta los niveles de hidratación, pero aún más cuando entrenamos adentro de casa. Esto tiene que ver con que la falta de equilibrio hídrico tiene consecuencias inmediatas en nuestro metabolismo, debido a que es necesario para el intercambio iónico, para mantener el PH sanguíneo y, de forma mucho más inmediata, para soportar la excreción de manera adecuada.

Por otro lado, sin la cantidad de agua adecuada en sangre nuestros riñones sufren un estrés excesivo y esto a largo plazo puede conllevar a un problema serio de salud. No obstante, debemos recordar que el consumo de líquidos no se realiza únicamente mediante el agua, ya que en la hidratación también influye el consumo de verduras y frutas, y de otros alimentos como la leche, que tienen altas cantidades de agua y su consumo nos ayuda a alcanzar la hidratación necesaria.

En cuanto a la cantidad mínima necesaria, cabe aclarar que para el caso de los runners muchas veces no alcanza con la máxima de "beber dos litros de agua al día". Dependiendo de la persona, su masa corporal y su metabolismo, las condiciones climáticas, la edad y la actividad física que hagamos, la hidratación varía muchísimo, y por lo tanto que tener especial cuidado.

Algo que también es sumamente importante entender es que debemos cuidar nuestra hidratación tanto antes, como durante y después del entrenamiento, sin menospreciar ninguno de estos momentos. Antes de ejercitarnos, a lo largo del día, se debe mantener una hidratación constante mediante los alimentos o con líquidos. A la hora de entrenar, a partir de los 20 minutos del inicio del ejercicio debemos empezar a compensar la pérdida de líquidos bebiendo agua de a pequeños sorbos cada 4 o 5 minutos. Cuando el entrenamiento es de más de 50 o 60 minutos, ya debemos pensar en introducir bebidas isotónicas al plan de hidratación durante el ejercicio. Y, por último, una vez que terminamos de entrenar es muy conveniente reponer líquidos, aunque no sientas sed. Esto debe hacerse de manera más paulatina, y normalmente, siempre y cuando hayamos hecho una correcta hidratación durante el ejercicio, con medio litro de líquidos será suficiente para recuperar adecuadamente el balance hídrico perdido durante el esfuerzo.

¿Cómo regulas tu hidratación?