Consejos para entrenar por las mañanas

ESPN Run

Ya sea a la hora de correr como de hacer ejercicios dentro de casa, para muchos runners entrenar temprano para comenzar el día con actividad física es una tarea complicada. El mayor problema de muchos corredores es que entre el trabajo, los estudios, la familia y demás obligaciones no encuentran el momento para entrenar durante el día. Por lo tanto, es excelente idea hacer las rutinas por la mañana, luego ducharse y salir al trabajo. Veamos algunos consejos para lograr vencer la pereza y activar nuestro cuerpo a primera hora de cada día. Uno de ellos tiene que ver con preparar la indumentaria, calzado y los accesorios que utilizaremos para entrenar durante la noche anterior. Antes de ir a dormir, separa todo lo que vas a utilizar para entrenar: deja listas las prendas, el reloj, elementos de hidratación, alimentos y zapatillas en un rincón, todo junto, para que cuando te despiertes no tengas que perder tiempo en buscar todo. Recuerda que muchas veces apenas nos levantamos nuestro cerebro no funciona al 100%, por lo que es altamente probable que a primera hora nos cueste un poco más mantener la concentración.

Otro punto importante tiene que ver con la planificación de los entrenamientos. Si sabes exactamente cuánto deberás ejercitarte o correr, podrás calcular mejor a qué hora debes levantarte para empezar a entrenar. Y otra cosa a planificar son los desayunos: por ejemplo, antes de ejercitarte podrás comer una fruta como una manzana o una banana, o tomar un yogur bebible. Una vez terminada la actividad física realiza un desayuno más completo para enfrentar con más energía el resto del día.

En cuanto a la motivación, todos conocemos el importante rol que juega la música en este aspecto. Aprovéchala en estos momentos más que nunca. Los primeros entrenamientos matutinos pueden ser muy duros si no estás acostumbrado a realizar actividad física a esta hora. Arma con anterioridad un playlist de tu gusto, que te de esa dosis extra de energía que sólo tus canciones favoritas pueden darte.

Por último, recuerda siempre hidratarte muy bien en la noche anterior, y no te excedas con las comidas. Levantarte con sensación de pesadez estomacal o con deshidratación te quitará el entusiasmo de entrenar por la mañana.

¿Cómo planificas tus entrenamientos matutinos la noche anterior?