Maratón de Boston: 42k con muchas historias

play
Maratón de Boston (25:34)

Un programa especial de ESPN Run con la tradicional carrera norteamericana. (25:34)

El maratón de Boston es una de las seis pruebas que configuran el World Marathon Majors, competición internacional que desde 2006 agrupa a los maratones más importantes del mundo: Nueva York, Chicago, Berlín, Londres y Tokio.

El año 2020 será recordado como el primero, en 124 años de historia, que no se realizará la tradicional carrera, como consecuencia de la pandemia del coronavirus que afecta al mundo entero.

Los atletas amateurs que deseen correr en Boston deben cumplir con una marca mínima registrada anteriormente. Esos estándares de calificación sufrieron su más reciente ajuste el 15 de febrero de 2011, en 5 minutos en cada grupo de edad y sexo. Por dar une ejemplo, los corredores del rango de edad de 18 a 34 años deben acreditar haber corrido en los 18 meses previos a Boston una competencia de 42k en un tiempo de no más de 3:05:00 (3 horas y 5 minutos) si son hombres, o 3:35:00 (3 horas y 35 minutos) si son mujeres. Esas marcas mínimas necesarias se van ajustando de acuerdo a rangos de edades, y para muchos maratonistas calificar a Boston es una meta y un logro en sí mismo.

Continuando con los hitos de esta carrera, hay que mencionar el fraude ocurrido en la edición 1980, cuando Rosie Ruiz hizo trampas: durante la carrera, tomó el metro para saltarse varios tramos y unirse al recorrido a 1,6 km de la meta. Fue la primera en cruzarla con un tiempo de 2:31:56, lo que hubiera sido el tiempo récord de la categoría femenina en este maratón. Los responsables del evento sospecharon al no verla en los videos de la etapa intermedia del maratón y finalmente la descalificaron. Finalmente, se declaró como ganadora de ese año a la canadiense Jacqueline Gareau.

Uno de los tantos que sí hizo una carrera formidable en Boston fue el keniano Geoffrey Mutai, ganando la edición 2011 con una marca de 2:03:02. Aunque fue el maratón más rápido de todos los tiempos, la IAAF declaró que no se podría contabilizar la hazaña para el récord mundial porque el recorrido no cumplía con las normas de desnivel y separación entre salida y meta (esta última norma tenía el objetivo de evitar la ventaja proporcionada por el viento trasero, como ocurrió en 2011).

En cuanto a las estadísticas, el primer ganador de esta tradicional competencia fue el norteamericano John J. McDermott quien en 1897 venció con un crono para entonces increíble: 2:55:10. La primera victoria femenina tuvo que esperar hasta la edición 1966, ya que antes las mujeres no podían participar y por lo tanto no había registro oficial de marcas femeninas. En esa edición fue la norteamericana Roberta Louise Gibb quien se impuso con un crono 3:21:40. En tanto, los actuales campeones defensores son los kenianos Geoffrey Kirui en varones con 2:09:37, y Edna Kiplagat en mujeres con 2:21:52.

Los récords de circuito para esta maratón pertenecen al keniano Geoffrey Mutai con sus 2:03:02 de 2011 en varones, y a la etíope Buzunesh Deba y sus 2:19:59 con los que ganó la rama femenina en 2014.