¿Corres con o sin música?

¿Es bueno correr con música? ESPN Run

Desde tiempos inmemorables la música acompaña a la humanidad en las más diversas actividades. Y por supuesto, el running no podía ser la excepción. De hecho, hay quienes no conciben la posibilidad de salir a correr sin música, mientras que por lo contrario otros optan por escuchar los sonidos de su cuerpo, su respiración, y del medio ambiente. Pensando en el primer grupo, la industria se encargó en las últimas 3 décadas de producir y mejorar una amplia batería de accesorios que nacieron con los recordados "walkman", y han ido evolucionando hasta convertirse en los actuales auriculares earbuds que se conecta vía inalámbrica a reproductores digitales de mp3 o música online para reproducir los sonidos en nuestros oídos. Aunque sean diminutos, estos accesorios se suman a los elementos externos como el GPS, pulsómetro, podómetro, o potenciómetro y agrandan la familia de las herramientas para mejorar o aumentar nuestros esfuerzos, ya que la música para running puede ser uno de los elementos más motivadores a la hora de entrenar. En este sentido diferentes estudios indican que la música para running puede mejorar tu rendimiento deportivo en un 15%, por lo que algunos no han dudado en considerarlo como doping psicológico. No obstante, sus efectos pueden ser muy diferentes. Hay a quien no les beneficia y los desconcentran a la hora de encontrar su ritmo de zancada, de respiración, con lo que aumentan muy rápidamente su sensación de angustia y fatiga.

En síntesis, la música bien gestionada puede ayudarnos a generar una disciplina de carrera más constante, con un ritmo más duradero y simétrico en los tiempos. Así, el ritmo de nuestra zancada puede ser acompasado con el de la música y esto genera un efecto motivador muy interesante. Se pueden incluso poner en práctica nuevas técnicas de apoyo, de cadencia en carrera, de respiración, etc. La música en tus entrenamientos puede ser un elemento motivador muy potente, sobre todo si seleccionas tu grupo favorito, o esas canciones que te emocionan por lo que dicen, al punto de cambiar de forma positiva tu estado de ánimo.

Es decir, la música puede aportar cosas positivas a tu entrenamiento, especialmente cuando lo haces en soledad, elevando tu nivel de concentración, a minimizando efectos del cansancio, y ayudándote incluso a mejorar tiempos y sensaciones. Eso sí, recuerda que en muchas carreras la utilización de música personal al correr está prohibida, más allá de que algunos ignoren estas reglas.

¿Vos preferís con o sin música?