Usain Bolt, el relámpago incomparable

Cuando se estudia lo que hizo, queda claro por qué tal vez nunca se verá a un atleta como Usain Bolt AP

Olvídense por un momento de todos sus récords mundiales. Olvídense, si pueden, de todos sus oros olímpicos, del entusiasmo que generó en el deporte, y de su mera presencia, que durante 12 años le inyectó emoción al atletismo. Cuando se hace un análisis del dominio de Usain Bolt, cuando se estudian los detalles de lo que hizo y cómo lo hizo, queda claro por qué puede ser que nunca vuelva a verse a un atleta como él.

En primer lugar, Bolt literalmente es el velocista más grande que haya existido.

Con 1,96 metros de altura y 94 kilos, Bolt es por lejos el hombre más grande que ha batido el récord mundial de los 100 metros. Sus enormes zancadas le han permitido terminar carreras con menos pasos, y su potencia le ha ayudado a mantener la frecuencia de zancada de hombres más pequeños.

Bolt vs. otros poseedores del récord de los 100m

El competidor que más se ha acercado a la leyenda jamaiquina en términos de longevidad, dominio y medallas olímpicas es Carl Lewis, quien era casi 8 centímetros más bajo y más de 14 kilos más liviano. Todos los dueños de récords son al menos 5 centímetros más bajos que Bolt, aunque con la mayoría de ellos la diferencia es de 15 centímetros. Calvin Smith, quien batió el récord en 1983, pesaba más de 23 kilos menos. Y toda esa masa le brindó una ventaja mental. "Una altura de 1,96 es intimidante", dijo Justin Gatlin.

El dominio de Bolt se podía apreciar claramente en sus márgenes de victoria. Desde 1983, cuando a los Juegos Olímpicos se sumó el Campeonato Mundial, el margen de victoria promedio de Bolt en las carreras de campeonato era un 32 por ciento mayor al de otros ganadores. En otras palabras, Bolt dejó más atrás que nadie al resto de los competidores de los 100 metros.

Y Bolt nunca quedó manchado por los escándalos de dopaje que tanto han ensuciado su deporte. De los siete hombres que han corrido los 100 en 9.80 segundos o menos, Bolt es el único que nunca ha dado positivo.

Bolt finalmente fue vencido en su última carrera de 100 metros, pero eso no borra su magnificencia. Su récord mundial de 9.58 en los 100 metros está grabado en los libros de historia. No hay atleta que se haya acercado a su récord de 19.19 en los 200. Ganó tres medallas de oro de velocidad en tres Juegos Olímpicos consecutivos, cuando ningún otro atleta ha logrado hacerlo siquiera dos veces. (Luego le quitaron un oro en postas por el dopaje positivo de un compañero).

Y esos números no son lo único que ha diferenciado a Bolt, quien siempre se destacó también por su personalidad. Cada vez que salía a la pista lo hacía con energía, alegría y entusiasmo. Y cuando Gatlin finalmente logró superar a Bolt en el Campeonato Mundial de Atletismo 2017, no se mostró exultante ni se dio aires. Le hizo una reverencia a Bolt.

"Le estaba rindiendo homenaje a alguien que ha cambiado el deporte, a alguien que llevó el deporte a otro nivel", dijo Gatlin. "No sólo las carreras de velocidad, sino el deporte en general. Él ha ayudado a llevar el deporte a un plano diferente".