Las naranjas: mucho más que vitaminas C

Naranjas, mucho más que vitaminas c. www.freepik.es

En épocas de invierno los mercados suelen tener muchas ofertas y buena calidad en frutas cítricas, entre ellas las naranjas, las que se suelen destacar debido a su aporte de Vitamina C y su ayuda en el fortalecimiento de las defensas. Pero esto no es todo: además, el consumo habitual de naranjas puede ayudarnos a reducir el colesterol, y son ricas en hidratos de carbono, y ácido fólico. Como si fuera poco, la pulpa de la naranja contiene licopeno y otros flavonoides, sustancias con acción antinflamatoria y antioxidante. En su composición tiene carotenoides (enzimas esenciales para la absorción de la vitamina A, y una de las más importantes para el organismo), y también ayuda a reducir la grasa abdominal, además de combatir la presencia de radicales libres en el cuerpo y enfermedades cardiovasculares. Por otro lado, estudios médicos demostraron que este cítrico también puede colaborar en la pérdida de peso. Sucede que los componentes que determinan la pigmentación de esta fruta ayudan a normalizar la producción de insulina, la hormona que regula la síntesis de grasa.

También, al brindarnos un considerable aporte de hidratos de carbono pueden ser una buena aliada para los runners. Esto ocurre porque contienen fructosa, un azúcar de fácil asimilación para el organismo, que mejora la tolerancia a la glucosa. Por ello también es beneficiosa para los diabéticos. Además, es rica en minerales tales como calcio, fósforo, magnesio y potasio, un mineral muy importante para el sistema nervioso del organismo. La naranja también contiene un gran aporte de fibra, que se encuentra en la fruta en forma de pectina, fibra que se halla en la corteza blanca de la naranja. Recordemos que la fibra mejora el tránsito intestinal, evita el estreñimiento y limpia el tracto intestinal. La fibra tiene también un efecto saciarte por lo que es beneficioso para las personas que buscan bajar de peso, y evita la absorción de grasa y colesterol. Contiene ácido cítrico que es depurativo, analgésico, facilita la digestión de los alimentos, alivia el dolor de estómago, elimina residuos del organismo y estimula las funciones del páncreas y del hígado. Otros ácidos que contiene la naranja son: ácido málico, ácido oxálico y ácido tartárico.

Debido a todo esto, aprovecha esta época del año para crear el hábito saludable de incorporar naranjas a tu dieta diaria. Podrás hacerlo en forma de jugos exprimidos naturales durante el desayuno, o para acompañar las comidas. También esta fruta es una buena opción para consumir luego de las ingestas principales, a modo de postre, o bien como colaciones a media mañana o media tarde. Además de todas sus vitaminas y minerales, te estarán aportando líquidos que servirán para mantenerte hidratado.

¿Consumís naranjas habitualmente?