Lugares para correr: Palermo, Buenos Aires

Te recomendamos los mejores puntos de la ciudad para entrenar. www.freepik.com

La ciudad de Buenos Aires tiene muchos circuitos en donde día a día miles de runners realizan sus entrenamientos, pero sin dudas el más destacado está en el barrio de Palermo, más concretamente en el Parque Tres de Febrero. También conocida como "Bosques de Palermo", el área es un verdadero clásico para los corredores y cuenta con trayectos rodeados de lagos, puentes y árboles, sigue siendo el elegido de la mayoría de los deportistas. Además, es un espacio muy utilizado para ser el epicentro de carreras de calle y maratones durante todo el año, por lo que si alguna vez participaste en alguna de ellas ya has corrido algunos kilómetros en esta zona que para muchos es algo así como el "Central Park porteño".

Este verdadero pulmón de la ciudad capital de Argentina fue antiguamente propiedad de Juan Manuel de Rosas, que en sus tiempos de gobernador había adquirido varios terrenos en el área denominada "bañado de Palermo", donde construyó su residencia: la quinta Palermo de San Benito. Luego de su caída, su casa fue derrumbada, los terrenos expropiados y más de veinte años transcurrieron hasta zanjar los litigios sobre el uso que se le daría al predio. Finalmente, el Parque 3 de Febrero se inauguró de forma oficial el 11 de noviembre de 1875.

Ubicado entre las avenidas Del Libertador y Leopoldo Lugones, conforma una superficie de 370 hectáreas, incluyendo el Campo de Golf y el Hipódromo, pero las zonas de acceso libre y gratuito ocupan la mayor porción. Allí hay una serie de recorridos posibles, que pueden hacerse por separado o unirse para un rodaje largo, de acuerdo a las necesidades y gustos de cada runner. Uno de los más clásicos es el que rodea el lago de la Plaza Holanda más conocida como "el Rosedal", uno de los 4 espejos de agua ubicados dentro del Parque. Este circuito tiene una vuelta de 1600 metros sobre carpeta asfáltica, totalmente plano y con marcaciones cada 100 metros que lo convierten en un lugar ideal para hacer series de velocidad de todas las distancias. Allí mismo, durante la primera mitad de la década de 1980 y mientras Buenos Aires no tenía un maratón oficial, se organizó durante un tiempo una carrera de 42 kilómetros entre aficionados, que consistía en darle 26 vueltas al circuito. Al no tener cruces de calle, la logística de la improvisada maratón era más sencilla.

Además, la zona cuenta con otros circuitos como el de Bellas Artes, o el del lago del Golf Club. Desde Avenida del Libertador hasta el final del museo, volviendo por Figueroa Alcorta hasta Monroe (sede donde suelen comenzar y finalizar las maratones y carreras de calle) y volviendo hasta el punto de origen se pueden sumar más de siete kilómetros por vuelta. En todo el recorrido hay bebederos dispuestos por el gobierno de la ciudad que te permitirán hidratarte sin problemas. Se puede ir todos los días y a cualquier hora, aunque en general de 19 a 21 la afluencia de runners es más intensa. Eso sí: por motivos de seguridad a partir de las 22, especialmente los fines de semana cuando la zona se llena de visitantes, es mejor evitarla.

¿Por dónde es tu recorrido cuando salis a correr?