Lugares para correr: El Ocotal, México

Te proponemos diferentes circuitos para entrenar. Preferiblemente rodearte de la flora. www.freepik.com

Seguimos conociendo los mejores lugares para correr en Latinoamérica, y nuestro viaje esta semana nos lleva a la Ciudad de México. En sus afueras, hacia el lado del poniente, se encuentra el bosque "El Ocotal". Esta extensa área cuenta con una sección coloquialmente conocida como "La Papa", en donde hay circuitos claramente marcados para runners intermedios y avanzados, con pendientes y tramos amplios para entrenar tanto la resistencia como la velocidad.

Para llegar hasta el bosque es necesario contar con movilidad, ya que no queda dentro de la ciudad. Se encuentra en el kilómetro 23 de la carretera libre a Toluca, y pertenece al Parque Nacional Desierto de los Leones, dentro de las delegaciones Álvaro Obregón y Cuajimalpa. En este terreno sembrado de ocotes se destacan también árboles de especies nativas como el oyamel, el fresno y los pinos. Es un lugar perfecto para los runners que cuentan con algo de tiempo para alejarse de la civilización y disfrutar de la naturaleza.

En su interior podrás encontrar cuatro circuitos de senderos sobre superficie natural. De todos ellos el más popular tiene una extensión de 4 kilómetros. Pero tal vez el atractivo máximo del área es otro: está ubicada a 3.530 metros sobre el nivel del mar, por lo que es un excelente lugar para entrenamientos de altura para deportistas de todas las disciplinas.

El bosque no cuenta con infraestructura, es un área totalmente al natural. Tampoco tiene estacionamiento, pero es posible dejar el automóvil en la calle que entra al predio, en algunos terrenos que son usados a tal efecto por una gran cantidad de runners que lo visitan a diario. Debido a esta afluencia de corredores, en las orillas del Ocotal hay diversos puestos de venta de ropa deportiva, agua, jugos y frutas.

Uno de los mejores días para correr ahí es el sábado, preferentemente en los meses de abril y mayo, pues las lluvias o las bajas temperaturas del otoño o el invierno mexicano, conjugadas con la altura, puede dificultar demasiado las cosas.

¿Por dónde soles hacer tu recorrido de entrenamiento?