Runners madrugadores: qué comer antes de entrenar

Cómo empezar tu mañana con una buena alimentación antes de entrenar. Freepick

Entrenar con las primeras horas del día, o inclusive un poco antes, tiene muchas ventajas: si es verano escapas a las horas más calurosas y al sol pleno, quemas más grasas, aprovechas mejor el resto del día e inclusive en ocasiones podrás desdoblar tu rutina y hacer un segundo turno en el mismo día. No obstante, todo esto tiene sus secretos y requiere de algunas adaptaciones, como por ejemplo los alimentos que ingerimos antes de entrenar. Claramente, si madrugamos para correr, no podemos levantarnos aún dos horas antes para desayunar de forma completa, ya que esto quitaría valioso tiempo de nuestro reparador sueño. Pero por otro lado necesitamos energía para encarar la rutina diaria, y por eso podemos echar mano a ciertos alimentos que nos ofrecen nutrientes con una rápida asimilación y evitan que nos sintamos pesados o con problemas estomacales.

Veamos algunos casos de estos alimentos, y el primero es la banana o plátano. Es una fruta rica en potasio y con niveles relativamente bajos en fibra, por lo que su digestión es sencilla. Una pequeña provee cerca de 23 gramos de carbohidratos, perfectos para tus entrenamientos matutinos. Otra opción es la manzana, que además tiene un índice glucémico más bajo, y por lo tanto nos dará gradualmente energía durante más tiempo en nuestros entrenamientos. Los jugos naturales, bebidas deportivas o incluso las gelatinas también van a ser asimilados de forma muy rápida por nuestro organismo, brindándonos carbohidratos de forma líquida. Finalmente, no descartes los cereales, aunque procura alejarte de los azucarados y busca opciones más naturales, como la avena arrollada. Tres cuartos de taza de este cereal aportan unos 22 gramos de carbohidratos y solo tres gramos de fibra, agrega tres o cuatro cucharadas de yogurt, e ingiérelo hasta 30 minutos antes de empezar tu entrenamiento. También podrás reemplazar la avena por quínoa previamente hervida la noche anterior y guardada en el refrigerador, lo que además te aportará proteínas de origen vegetal y de fácil digestión.

Cuando termines tu entrenamiento, a tu regreso completa el desayuno con lo que gustes, y así tendrás energías para encarar tu día con todo.

¿Qué otros alimentos aportarias para antes de entrenar?