Mejora tu estabilidad con estos cuatro ejercicios

La diversidad de tus entrenamientos te ayuda a tener mejores resultados. ESPN Run

Es simple: si hacemos más de lo mismo, nunca obtendremos diferentes resultados. Por lo tanto, para correr más rápido no sólo es necesario entrenar duro, sino también mejorar nuestra técnica de carrera. Y en este sentido, uno de los aspectos claves está en el fortalecimiento del llamado "core" o zona central del cuerpo, lo que nos permitirá mantener mejor la estabilidad y así poder transmitir toda la energía de tus músculos al suelo con eficiencia. Para esta misión, te proponemos cuatro ejercicios que podrás hacer en cualquier lugar, incluyendo un parque o en tu casa, y sin necesidad de elementos extra, sólo valiéndote del peso de tu propio cuerpo.

El primer ejercicio es la plancha lateral. Para hacerlo apoya el antebrazo y el pie de un lado en el suelo, mantén el tronco alineado con las piernas y permanece en esa postura durante 20 segundos. Repite tres veces. Ve progresando hasta alcanzar el minuto por repetición. Luego de eso, pasemos al segundo trabajo que es el llamado "elevaciones en X": boca abajo apóyate sobre las palmas de las manos y las rodillas, eleva el brazo y la pierna contrarios, permanece 5 segundos en la posición y regresa a la postura anterior. Busca hacer series de 15 a 20 repeticiones.

Si ya te cansaste de sólo leerlo, espera porque aún falta la segunda mitad de esta breve pero efectiva rutina. Vamos con el tercer ejercicio que es ni más ni menos que la famosa "plancha", un trabajo muy difundido en los últimos años debido a sus grandes beneficios. Busca la posición inicial poniéndote boca abajo y apoyando los antebrazos y las puntas de los pies en el suelo, todo el cuerpo debe estar en línea recta. Mantén la posición por 30 segundos para luego relajarte y descansar igual tiempo. Repite tres veces.

Y finalmente, cerramos esta rutina con el cuarto ejercicio: encogimientos. Para hacerlo acuéstate boca arriba con las rodillas flexionadas y los pies apoyados en el suelo. Contrae los abdominales y eleva un pie, manteniendo la rodilla flexionada hasta que el muslo quede vertical con el piso. Regresa a la posición inicial y cambia de pierna. Intenta hacer tres series de 15 a 20 repeticiones.

Por último, recuerda mantener una correcta hidratación durante todo el día, y ten presente que durante los ejercicios indoor se suele perder una gran cantidad de líquidos que deberás reponer. No pierdas de vista esto.

¿Cada cuánto varias tus ejercicios?