Corre más lento para llegar más rápido

Free Pik

A la hora de las competencias, especialmente las de distancias más largas, las estrategias de carrera son fundamentales para lograr nuestros objetivos. Y en este sentido hay diferentes formas de plantearse cómo correr en una carrera de calle, pero la más efectiva parece ser hacerlo en parciales o números negativos. Si bien esto puede implicar disminuir tu ritmo en algunas etapas estratégicas de una competencia, lo importante es el resultado final, y allí podrías notar que corriste mucho más rápido.

Esta estrategia consiste en correr la segunda parte de la prueba más rápido que la primera. Pero deberás tener en cuenta que para lograrlo necesitas evitar correr demasiado fuerte en los primeros kilómetros, ya que de lo contrario no podrás acelerar tu ritmo luego. Para eso debes ser paciente y correr durante ese primer tramo de 10 a 20 segundos más lento que el ritmo objetivo. Allí la clave está en ser fuertes mentalmente, ya que seguramente veremos como muchos otros corredores nos sobrepasan, inclusive algunos que ya conoces y sabes que no son más rápidos que tu. Pero recuerda, lo importante realmente es el resultado final, y lo que estás corriendo no es una carrera de 3 o 5 kilómetros.

Recién luego de cumplido el primer cuarto del recorrido será momento de ir acelerando el ritmo. Pero no lo harás de forma brusca sino muy gradual. Para eso ve controlando cada 500 metros tu ritmo y súbelo poco a poco. También es importante tener en cuenta que si por algún motivo vas a bajar tu ritmo en algún tramo de la carrera, por ejemplo en algún puesto de abastecimiento, no deberás tratar de recuperar esos segundos en los siguientes metros. No caigas en ese error y retoma el paso poco a poco. Ya sobre el último cuarto de tu carrera podrás ir tomando una estrategia un poco más agresiva, para cerrar tu competencia "quemando naves". Y como plus, seguramente en esos últimos kilómetros irás ganando confianza al ir viendo como sobrepasas a otros corredores, muchos de los cuales estarán pagando por dejarse llevar y haber apurado el paso antes de tiempo.

En síntesis, lo que busca evitar esta estrategia es la aparición temprana de la fatiga, lo que implica una pérdida grande de rendimiento luego de que eso ocurre. En otras palabras, es una de las estrategias más inteligentes que puedas adoptar a la hora de correr una carrera de calle.

¿Cómo te preparás para una carrera de calle?