Prepárate para correr en la montaña

Debido principalmente a la cantidad de variantes que ofrece, el trail running es una de las disciplinas de mayor crecimiento en los últimos años. Y no es para menos, ya que correr conviviendo directamente con la naturaleza representa una motivación extra, además de ser un entrenamiento muy completo para nuestro cuerpo y mente. En otras palabras, pueden ser muchas las causas por las que desees ejercitarte en la montaña ya que sus beneficios son increíbles, pero lo importante es que comiences con el pie derecho para que sea una experiencia gratificante en todo sentido.

Lo primero que debes tener presente es que correr en la montaña es muy diferente a hacerlo en asfalto o cualquier otra superficie plana y poco cambiante. Por lo tanto, si deseas diversificar un poco la forma en que entrenas, presta atención a algunas recomendaciones básicas para principiantes en esta modalidad. Una de ellas es prepararte previamente entrenando tramos cortos de trepadas, preferentemente en un lugar cercano a donde vives. Busca algún tramo corto con desniveles y repite varias veces tanto subidas como bajadas, ya que ambas tienen su técnica particular.

Puntualmente, a la hora de trepar piensa cómo vas a afrontar cada tramo y dependiendo de su grado de dificultad podrás hacerlo en zig zag, con pasos más cortos, como un trote lento, o incluso caminando si es muy prolongada y todavía no tienes la condición necesaria. En tanto, en las bajadas deberás aprender a perder el miedo a caerte confiar en tus pies. Evita correr sin seguridad, ya que eso te hará disminuir el paso e incluso bloquearte. En estos primeros entrenamientos deberás hacer distancias cortas, para de esta manera hacer una adaptación. En cuanto a la duración de tus entrenamientos, la idea es que vayas escalonándolos, subiendo en forma gradual el tiempo hasta que puedas correr por estos desniveles hasta por 1 hora sin problemas mayores.

En cuanto al terreno a la hora de entrenar en tu ciudad, procura elegir los que tengan el mayor número posible de subidas y bajadas. Recuerda que en una competencia de trail running muchas veces es necesario que atravieses caminos con este tipo de tramos prolongados y poco accesibles, así que trata de involucrar esos pequeños retos en tus entrenamientos para que vayas perdiendo el miedo a caerte y aguantes un poco más. Y una vez que ya sientas confianza podrás ir a la montaña, pero siempre con la misma lógica que actuaste en tus entrenamientos: tus primeras salidas sobre este terreno idealmente deberían ser de entre 5 y 10 kilómetros. Recuerda siempre que uno de los secretos del éxito está en respetar todos los períodos de adaptación, en donde aprenderás y te divertirás mucho.

¿Te animas a incursionar en esta nueva aventura?