Un suplemento popular, que pocos conocen en profundidad

A la hora de hablar de suplementos alimenticios, uno de los que más protagonismo han cobrado en los últimos años es el Whey Protein, que sin dudas se convirtió en sinónimo de cuerpos marcados y es muy popular entre famosos y quienes hacen trabajos de gimnasio con frecuencia. Sin embargo, a pesar de que muchos lo usan, pocos saben qué lo compone.

Para despejar estas dudas, comencemos por decir que se trata de una proteína derivada del suero de leche y es muy común para suplementación, aunque últimamente también está siendo incorporado a algunas recetas. Como sabemos, la leche contiene dos proteínas principales, caseína y suero de leche. La segunda se encuentra en la parte acuosa de la bebida, vista en el proceso de producción de quesos y al abrir un yogur. Después de ser separado, el suero pasa por procesos que lo transforman en Whey Protein, es decir la mezcla de proteínas de suero de leche. Otro punto importante es que el polvo original que se obtiene al producir el Whey Protein no tiene un gusto agradable, por lo que recibe diferentes sabores, como chocolate, vainilla y frutilla, entre otros.

En cuanto a los aportes nutricionales, dependiendo de las marcas el Whey Protein terminado es capaz de adicionar entre 24 y 50 gramos de proteína en la alimentación diaria, lo que es muy bueno para fisicoculturistas, atletas profesionales y amateurs, así como para personas que quieren bajar de peso y otros con bajo consumo de proteína. Esto se debe a que por ser un suplemento alimenticio rico en proteínas, es el preferido de los que quieren ganar masa muscular y también para la recuperación luego de ejercicios intensos o prolongados.

En efecto, este suplemento de alto valor biológico es indicado para quien precisa aumentar el consumo proteico y de aminoácidos, o para quien quiere complementar una alimentación insuficiente o deficiente. Se absorbe fácilmente en el organismo y, cuando está aliado a una dieta balanceada y a los ejercicios físicos, difícilmente no surtirá los efectos deseados. No obstante, a pesar de los beneficios el Whey Protein también puede traer prejuicios a la salud si es consumido en exceso o de manera equivocada. Por ejemplo, consumir mucha proteína de suero de leche puede causar problemas digestivos, como náuseas, flatulencias, diarrea, dolores y cólicos. Por lo tanto, consulta a un profesional antes de incorporarlo a tu dieta regular.

¿Alguna vez has consumido algún tipo de suplemento?