Evita a las alergias estacionales y no dejes de correr

freepik.es

Asma, bronquitis, rinitis y otras afecciones se suelen ver agravadas con la llegada de la primavera. Y en estos casos salir a entrenar, especialmente en zonas con árboles y flores puede ser una verdadera tortura. Entrenar con alergias estacionales a veces dejan la nariz tapada, picazón en la garganta y los ojos llorosos, por lo que ser un runner no es fácil. Esto ocurre porque tu cuerpo reacciona de una manera exagerada a diversos estímulos, tales como partículas alergénicas, irritantes, contaminantes y cambios de temperatura ambiente, lo que aumenta la producción de mucosidad y complica el paso de aire tanto por el pulmón como las vías respiratorias.

Ante todo esto la pregunta es: ¿podemos correr con alergias? En primer lugar, necesitas saber si los síntomas realmente son por este tipo de problemas. A menudo interpretamos mucho por error y terminamos equivocados. La falta de aire mientras entrenas puede ser sólo el reflejo de una mala condición física. A diferencia de la falta de aire causada por el asma que suele mostrar síntomas tales como tos seca y dolor en el pecho, que por lo general no ocurre cuando se trata de insuficiente preparación física.

Pero aún así, el running es ideal para aquellos que sufren de estos problemas. Unos de los beneficios que el deporte puede aportar es el fortalecimiento de los músculos respiratorios, lo que mejora la capacidad aeróbica y proporciona bienestar. Pero ten cuidado: factores como el frío excesivo o la falta de una adecuada entrada en calor antes de la carrera pueden causar la aparición de los síntomas. No obstante, para mantener tus sesiones de entrenamiento aún con los síntomas desagradables de estas enfermedades estacionales trata de evitar correr en días muy secos y en sitios contaminados, principalmente en los parques que están cerca de las concurridas calles y avenidas.

El tráfico es causa del aumento de los contaminantes en el aire. Además, tanto en los días fríos como en los casos de alergias al polen de las plantas, utiliza una mascarilla deportiva o cuello de tela para cubrirte la boca y la nariz. Esto disminuye la cantidad de contaminación que entra en los pulmones y puede evitar los síntomas no deseados. Asimismo, si sufres de picazón y te lloran los ojos al correr, usa gafas para sol. También puedes tratar de usar gotas para tus ojos, unos 30 minutos antes de salir a entrenar.

Ten presente que los peores síntomas de la alergia suelen tardar una hora en aparecer después de hacer ejercicio. Para evitar esto, asegúrate de tomar una ducha y ponerte ropa limpia tan pronto como termines tu entrenamiento. También considera que cuando estamos cansados nuestro sistema inmune tiende a reaccionar más rápidamente y severamente a un factor alergénico. Por lo tanto, trata de evitar entrenar muy duro en estas condiciones.

¿Qué tan afectado se ve tu entrenamiento en esta estación?