Hora de recuperarse con el foam roller

freepik.es

Si hay un accesorio que puede ayudarnos mucho en los días posteriores a una competencia deportiva ese es el foam roller. También llamado rodillo masajeador, este simple cilindro de espuma viene ganando popularidad en los gimnasios, clubes, pistas de atletismo y parques. Su uso es sencillo, y se pasa por diferentes zonas del cuerpo para tornar la musculatura más flexible y menos susceptible a lesiones.

Pero por más que el rodillo realmente aporte beneficios para atletas de diferentes modalidades, existen aún algunos errores comunes al usarlo que pueden empeorar los dolores y causar problemas óseos y musculares. En este sentido, cabe recodar que el foam roller es un equipamiento destinado a liberación miofascial, es decir un proceso totalmente muscular. Por lo tanto, se debe tener cuidado con el lugar donde se utiliza. Lo principal es evitar el contacto con las vértebras de la columna, ya que además de no otorgar beneficios, esto ocasionará mucho dolor.

Uno de los errores más comunes al aplicarlo es el exceso de velocidad. En general, las ganas de recuperarse lo más rápido posible hacen que muchas personas pasen el rodillo por la región dolorida a gran velocidad. Lo correcto es una velocidad entre lenta y moderada. Cuando el foam roller se usa rápidamente, el masaje no es efectivo y la liberación miofascial simplemente no sucede.

Otro problema frecuente surge de exagerar al elongar después del masaje. Algunos entrenadores dicen que se debe elongar después de usar el foam roller, en caso de que los músculos aún estén un poco tensos, lo que no es necesariamente incorrecto, pero la intensidad con la cual se elonga debe ser el centro de la atención. Forzar mucho con ayuda externa de elásticos u otro persona no calificada puede empeorar la lesión, dijo la especialista.

En canto al tiempo de uso, algunos especialistas indican que la liberación miofascial debe durar entre 10 y 15 minutos, refiriéndonos al cuerpo entero y no a cada región. Lo ideal, entonces, sería de 3 a 4 minutos en cada grupo muscular grande. En tanto, en grupos musculares menores la duración puede ser reducida hasta 2 o 3 minutos.

Finalmente, ten en cuenta no pasar el rodillo sólo en los puntos de dolor. Existen diversos factores que causan molestias musculares, y a veces la causa del dolor puede estar expandida por regiones cercanas. Por dar un ejemplo, un dolor en el ciático puede reflejarse en la zona posterior, en el glúteo y, principalmente, en la lumbar, pero la inflamación es en el ciático. Por eso es necesario realizar la liberación en todo el grupo muscular, y no sólo donde estamos sintiendo el dolor.

¿Todavía no probaste su efectividad?