Un Real Madrid-Atlético exclusivo para corredores

La carrera del derbi reúne a más de 6 mil aficionados por el centro de Madrid. EFE

Tras un año de ausencia debido a la pandemia, más de 6 mil merengues y colchoneros se calzaron las zapatillas de correr para defender sus colores en el Derbi de las Aficiones, que esta mañana ha celebrado la undécima edición de este duelo de pasiones futbolísticas cargado de buen ambiente pero con los termómetros tiritando.

A las nueve de la mañana, en la calle del Padre Damián, junto a un Santiago Bernabéu aún con obras, comenzaba la carrera en la que se miden las dos aficiones más numerosas de la capital. Por delante, 10 kilómetros por el corazón de Madrid: paseo de la Castellana, Cibeles y Neptuno con sus himnos respectivos, Puerta del Sol, Puerta de Toledo…

La meta estaba situada en las inmediaciones del desaparecido estadio Vicente Calderón, en el paseo de los Melancólicos, quizás por aquello de la nostalgia.

El triatleta Nicolás Regidor voló para destrozar el récord de la carrera –en manos de Sergio Salinero- y situarlo en 29:18.

Regidor, que competía por los colchoneros, superó al favorito de la prueba, el atleta leonés Rober Alaiz (29:27), y al ganador de la pasada edición y mítico del 'running' madrileño, Javier Martínez (29:59).

En la prueba femenina, la colchonera Lidia Campo se impuso con holgura y superó su marca personal en la distancia: 33:15. Charlotte Cotton y Rebecca Brassington completaron el podio.