Red Card: El videojuego de futbol donde podías elegir entre delfines y marcianos

Red Card 2003 fue un videojuego de futbol diferente para su época. Desde escenarios novedosos como jugar en el épico Nautilus o en una cancha de marte con meteoritos cayendo en la mitad del campo, el videojuego producido por la compañía midway se fue ganando un lugar especial entre la comunidad gamer del inicio del siglo XXI.

Pese a no contar con un número considerable de selecciones licenciadas, Red Card le permitía a los jugadores editar los nombres de los jugadores para así anotar con el que aquel entonces fuera la estrella de tu selección. México era uno de aquellos países con los que el gamer podía experimentar y montar sus nombres favoritos.

Sin embargo, la novedad entre los equipos no llegó con las tradicionales selecciones, sino con una particularidad. En los 5 continentes y la Antártida, los desarrolladores llegaron a incluir equipos especiales que se podían desbloquear una vez vencidos en el modo conquista, la especialidad del juego donde ibas por el mundo enfrentando a rivales y la dificultado iba ascendiendo.

Desde Marcianos, Delfines, Pingüinos, Aztecas y Simios, hasta pasar por toreros, razas alienígenas o soldados de la SWAT y fuerzas especiales SEAL. No importaba la especia, todos disfrutaban de un partido de futbol para defender su territorio. Así mismo el videojuego tenía una jugabilidad distintiva entre las cuales se podían hacer entradas violentas, golpear al rival o incluso al mismo árbitro. En ocasiones el silbante dejaba correr el juego, pero en otras había la mala suerte de salir expulsado de la cancha.

Los goles son quizá lo más recordado de aquel videojuego, pues podían ser anotados con remates acrobáticos, tiros de larga distancia o la especialidad de la casa, un tiro al estilo supercampeones., Cuando la barra estaba en 5, el jugador activaba una especie de cámara lenta en el cual se veía al futbolista alistando su remate para después salir con una potencia casi imparable para los arqueros. En ocasiones podías hacer la maldad a tu oponente y hacerle una falta mientras se preparaba para disparar.

Red Card 2003 otorgaba una experiencia bastante diferente a la que acostumbraron con el paso de los años FIFA y PES como los grandes referentes de los videojuegos de futbol, pero sin duda dejó muchas risas y momentos divertidos para todos aquellos que disfrutaron de él.