La pantalla de la muerte

Getty

No, no es la “creepy pasta” de la semana ni mucho menos, es la traducción al castellano de un fenómeno en los videojuegos cuando se usaban de forma competitiva durante los años 70s y 80s, su nombre en inglés o como se le conoce regularmente es “Killscreen” y esto ocurría por un asunto de programación y manejo de recursos de hardware en software cíclico como los videojuegos de esos años, títulos como Donkey Kong, Dig Dug, Frogger o PAC MAN, y este último, curiosamente cumplió 40 años de su lanzamiento hace unos días.

Los videojuegos no solo son un medio de esparcimiento sino que también han sido un escaparate de proezas técnicas, el hardware, sobre todo en sus inicios, era altamente limitante, y solo el ingenio de los programadores, hackers e ingenieros de la época podían resolver problemas con soluciones que casi parecen mágicas al dotar al hardware de propiedades que no creíamos que tenían, mediante la implementación de soluciones atrevidas en software, pero, en otras ocasiones, simplemente se esperaba que la gente no viera debajo del tapete…

En videojuegos como PAC MAN, se tiene un contador de niveles, y cada nivel que se termina da lugar a un nuevo nivel exactamente igual que el anterior pero con velocidad elevada y un código de fruta distinto, el problema viene con lo extenso del contador, los valores digitales son binarios, por lo que solo pueden tener dos estados, 0 on 1, y un contador de enteros de 8bit únicamente permitía contar hasta 256 valores, lo que traducido es contar valores del 0 al 255, por lo que si se tiene la pericia suficiente para jugar más de 255 niveles con velocidad que se incrementa gradualmente, es posible llegar al nivel 256 que se encuentra fuera de las posibilidades del contador, generando una killscreen, una pantalla llena de errores que impide que el juego continúe. Esto también es conocido como un Kill Screen por “Integer Overflow” o “sobreflujo de enteros”.

Las KillScreens ganaron popularidad nuevamente hace más de una década gracias al documental “The king of Kong” del 2007, donde se relatan hazañas del mundo competitivo de los arcades clásicos y donde se explica de manera didáctica cómo ocurren, además de mostrar la intensa batalla entre Billy Mitchel y Steve Wiebe por el título del campeón mundial en el Donkey Kong Original de 1981, otro título donde también existe el fenómeno del KillScreen y que durante los torneos se deben acumular los puntajes más altos posibles antes de llegar a la antes mencionada pantalla de la muerte para ingresar a los rankings históricos, ya fueran locales de tu Bard de Arcades, o mundiales en los libros de Records oficiales.

Actualmente este fenómeno no existe en videojuegos modernos, ya que el hardware que se utiliza hoy en día es muchos órdenes de magnitud más poderoso y complejo, y como toda escala de manera logarítmica, llegar a una killscreen es prácticamente una tarea imposible, dejando este concepto como una reliquia competitiva de otro tiempo cuando los videojuegos aún no eran tomados enserio como lo que son hoy en día.