Warzone: The Pacific, lo que debes conocer sobre el nuevo mapa

Call of Duty: Vanguard impactó a todos con Warzone: The Pacific y su nuevo mapa: Caldera. Millones de jugadores alrededor del mundo aguantaron dos años en Verdansk y recibieron con amor y muchas expectativas el nuevo mapa, mismo que viene gracias a la llegada de Vanguard.

Luego de jugarlo por unos días, te traemos la opinión más honesta y realista de lo que nos pareció el nuevo mapa y todo lo que ofrece. Ojo, no todo fue miel sobre hojuelas y sabemos que Activision y Raven necesitan tiempo para ajustar, pero con un título tan grande, el margen de error debe ser mínimo.

Comencemos con la destrucción de Verdansk. El evento fue algo flaco, por decirlo de una manera, y es que luego de dos años de estar en Verdansk, esperábamos algo más que solo un evento de sobrevivencia en el búnker. Nada espectacular fue lo que ocurrió en las últimas horas de un mapa que dio miles de alegrías.

Además, con el inicio de cada temporada y conforme fueron destruyendo Verdansk, esperábamos algo más en la historia, un video de cómo se vino abajo el mundo que conocimos por dos años.

Luego, llegó Caldera y nos fuimos al Pacífico. Todo bien con la historia, mucho sentido con el Call of Duty: Vanguard, pero los problemas fueron inmediatos. Tanto que Raven comenzó a escribir en su cuenta de Twitter todo lo que estaba solucionando.

Malas gráficas, no aparecían los CP, los skins tenían bugs, misma situación que las armas. Los servidores llenos de lag y lo peor, un mapa que premia a los ‘camperos’.

No quiero decir que las gráficas y el mapa no sean sorprendentes, porque lo son. Cada milímetro de la vegetación de Caldera está bien cuidado, a excepción de las cajas de loot bugueadas, lo mismo con los contratos o piedras en el mapa que flotan.

De los aspectos a mejorar, al menos para los creadores de contenido y los aficionados que disfrutamos rushear y vivir bien la experiencia de juego, son las tantas pendientes que dan una desventaja enorme.

Si mucho nos causó conflicto la torre de control en Airport de Verdansk, ahora Peak es un dolor de cabeza para aquel que le gusta el rush. Al menos si tuviera algunas casas o más cuerdas o una mejor forma de subir, podría dar ventaja a quienes no tienen bien la rotación.

Los problemas son los de siempre, camperos, armas muy rotas de inicio, como las escopetas o la Autómata, incluso la Ppsh. Mientras no haya un nerfeo, muchos jugadores dejarán el juego debido a la frustración que lleva no tener las armas ‘meta’.

Pero bueno, no todo es malo. La jugabilidad es la misma, no movieron nada, excepto, tal vez, la sensibilidad en la mira, situación que se arregla fácil en el menú de pausa. Las gráficas son sorprendentes y dan mucho realismo al juego.

Los vehículos se manejan como esperar que lo hagan los que existían en la época en la que está situado Warzone: The Pacific y completa la experiencia. Sí, sabemos que falta tiempo, que corrijan errores, pero, de momento, si el 10 es la máxima calificación, le damos un 7.5.