¿Cómo sería un equipo armado solo con reclutas de primera ronda de Alabama?

play
Cinco jugadores exitosos con Nick Saban que decepcionaron en NFL (1:26)

Repasa a los talentos que prometían ser superestrellas en la liga, pero fallaron a la expexctativas. (1:26)

Desde que Nick Saban asumiera las riendas de Alabama en el 2007, el entrenador en jefe no ha hecho más que reescribir la historia del Crimson Tide y de la NCAA en general, conquistando cinco títulos nacionales en un lapso de nueve años y colocando al programa en un lugar preponderante del fútbol americano colegial que había perdido años atrás.

También, Saban ha escrito historia de draft de la con sus equipos de Alabama, sumando un total de 33 reclutas de primera ronda y 97 en total. De allí llaman la atención tres cosas, principalmente: En primer lugar, casi una tercera parte de sus reclutas se fueron en la primera ronda; en segundo lugar, el número de fiascos entre estos jugadores de primera ronda es bajísimo; y tercero, los jugadores están repartidos más o menos uniformemente en posiciones, de tal manera que podemos tomar solo a los reclutas de primera ronda y armar una ofensiva y una defensiva completa, cada una con sus 11 titulares, y todavía gozar de algunos suplentes.

Finalmente, un par de datos adicional: solamente en una temporada, su primera al frente del Tide --2007--, Saban no tuvo a un recluta seleccionado en ninguna ronda del siguiente draft --2008--. Es más, fuera de ese año, siempre ha tenido, al menos, a un recluta de primera ronda. El segundo, es que el Crimson Tide de Saban nunca ha dado al primer recluta global del draft.

Entonces, ¿cómo luciría ese cuadro armado solamente con seleccionados de primera ronda de Alabama?

OFENSIVA

Quarterback

Tua Tagovailoa (N° 5, 2020, Miami Dolphins)
Curiosamente, la pieza más importante es la que faltaba para completar este equipo. Para toda la tradición que tiene Alabama mandando quarterbacks a la NFL --Bart Starr, Joe Namath, Ken Stabler--, Saban nunca había tenido un pasador de primera ronda de draft, lo que sin duda brinda valor a los títulos conseguidos con quarterbacks que, como reclutas, no eran considerados tan codiciados, como Greg McElroy y AJ McCarron. El zurdo Tagovailoa no ha lanzado un pase de NFL todavía, y viene de una seria lesión de cadera, pero hacía un buen tiempo que el Tide no contaba con un quarterback con tanto talento puro como él.

Corredor

Mark Ingram II (N° 28, 2011, New Orleans Saints)
Otro de los datos que parece una anormalidad en la historia de Alabama es que, pese a su riquísima historia a lo largo de las décadas, solo posee dos ganadores del Trofeo Heisman, y el primero de ellos llegó hasta el 2010. Ingram fue elegido por los Saints y el año pasado tuvo un papel crítico para que los Baltimore Ravens consiguieran el mejor récord de la liga. Josh Jacobs (N° 24, 2019, Oakland Raiders) tuvo un año brillante como novato, y sería el suplente perfecto, mientras que podríamos descartar a Trent Richardson (N° 3, 2012, Cleveland Browns). El líder corredor vigente de la NFL, Derrick Henry, no podría calificar para nuestro cuadro por ser recluta de segunda ronda, del 2016.

Receptors abiertos

Julio Jones (N° 6, 2011, Atlanta Falcons), Amari Cooper (N° 4, 2015, Raiders), y Calvin Ridley (N° 26, 2018, Falcons)
Como toda ofensiva moderna, nuestro cuadro dispondría de tres abiertos titulares en lugar de la posición de fullback. Si hablamos de talento puro, se trata de la mejor posición a cualquier lado del balón, con Jones como un seguro miembro futuro al Salón de la Fama liderando el camino. Y como si hiciera falta, podemos sumar a Henry Ruggs III (N° 12, 2020, Las Vegas Raiders) y Jerry Jeudy (N° 15, 2020, Denver Broncos) como posibilidades en formaciones de cinco abiertos.

Ala cerrada

O.J. Howard (N° 19, 2017, Tampa Bay Buccaneers)
Es cierto, quizás se esperaban más cosas de Howard cuando fue tomado tan alto por los Bucs en el 2017, pero no es sencillo repartir el ovoide cuando hay tantas armas como existen en la ofensiva de Tampa Bay. De cualquier manera, se espera un pico en la producción de Howard en este 2020 con la llegada de un cierto seis veces ganador del Super Bowl jalando del gatillo, de nombre Tom Brady, a ese ataque.

Línea ofensiva

Jedrick Wills Jr. (N° 10, 2020, Browns) y Andre Smith (N° 6, 2009, Cincinnati Bengals) como tackles; Chance Warmack (N° 10, 2013, Tennessee Titans) y D.J. Fluker (N° 11, 2013, San Diego Chargers) como guardias; Ryan Kelly (N° 18, 2016, Indianapolis Colts) como centro
Enorme contraste para nuestros tackles, con el más reciente posible, Wills, y el primer recluta de primera ronda de Alabama bajo Saban, Smith, como nuestros titulares. James Carpenter (N° 25, 2011, Seattle Seahawks) serviría como reserva para ambos lados, con la posibilidad de alinear también al interior, donde Warmack y Fluker fueron elegidos en el 2013 con selecciones consecutivas. Un segundo reserva como liniero ofensivo exterior/interior llegaría en la forma de Jonah Williams (N° 11, 2019, Bengals), quien desafortunadamente se perdió su campaña de novato por un problema de hombro. Un centro de Pro Bowl como Kelly fungiría como el ancla de esta unidad. Ojo, que a este grupo se unirá, casi con toda seguridad, el tackle Alex Leatherwood a partir del año entrante.

DEFENSIVA

Línea defensiva

Marcell Dareus (N° 3, 2011, Buffalo Bills) y Daron Payne (N° 13, 2018, Washington Redskins) como tackles; Jonathan Allen (N° 17, 2017, Redskins) y Quinnen Williams (N° 3, 2019, New York Jets) como alas
Está bien, aceptamos que una línea par tiene poco sentido aquí por los jugadores que hay disponibles, así que podemos convertir a un frente 3-4, con Dareus al centro, flanqueado por Allen y Williams, y dejando a Payne como suplente. Esto tendrá mayor sentido cuando veamos el número de linebackers disponibles para nuestro cuadro. Lo cierto es que Allen es el único cazador de quarterbacks puro por el exterior que ofrece 'Bama entre todos sus reclutas de primera vuelta, por más que Williams destaque por su versatilidad. De cualquier manera, no sería sencillo correrle a esta unidad.

Linebackers

C.J. Mosley (N° 17, 2014, Ravens) y Dont'a Hightower (N° 25, 2012, New England Patriots) como internos; Mark Barron (N° 7, 2012, Buccaneers) y Rashaan Evans (N° 22, 2018, Titans) como externos
Si los receptores abiertos son el grupo con mayor talento puro, los linebackers son el grupo con mayor profundidad, particularmente hablando de los internos. Mosley y Hightower están más que puestos para los dos puestos del interior como titulares, y aunque Barron fue reclutado originalmente como safety, ha pasado los últimos años de su carrera, los mejores, alineando como linebacker externo. Aquí, la gran modificación sería pedirle a Evans jugar, también, por fuera. Incluso, nos quedamos con otros dos linebackers internos que ya no tienen cupo como titulares. Reuben Foster (N° 31, 2017, San Francisco) intenta regresar de una seria lesión de rodilla en Washington, mientras que Rolando McClain (N° 8, 2010, Raiders) intentaba volver de una enésima suspensión de la liga.

Esquineros

Kareem Jackson (N° 20, 2010, Houston Texans) y Marlon Humphrey (N° 16, 2017, Ravens) en el exterior; Dre Kirkpatrick (N° 17, 2012, Bengals) en la ranura
En una defensiva moderna, hay que contar con al menos tres esquineros con capacidades de ser titular, y nuestro proyecto cumple con ello, con el veterano Jackson --quien cada vez alinea más como safety, en la parte final de su carrera--, Humphrey, un joven cuya carrera va en ascenso, y Kirkpatrick. Aquí, todavía nos sobra un jugador, Dee Milliner (N° 9, 2013, Jets), cuya carrera nunca logró despegar de acuerdo a sus expectativas.

Safeties

Minkah Fitzpatrick (N° 11, 2018, Dolphins) y Ha Ha Clinton-Dix (N° 21, 2014, Green Bay Packers)
Fitzpatrick encontró nueva vida una vez que fue canjeado a los Pittsburgh Steelers, y Clinton-Dix se mantiene vigente en la NFL a pesar de haber tenido una carrera con algunos altibajos. Quizás, es la única posición donde algunos jugadores de rondas más bajas --Landon Collins, Eddie Jackson-- pudieran funcionar mejor para completar nuestro cuadro titular, pero dejamos a Clinton-Dix para tener cuadro completo con solo reclutas de primera vuelta.


Así estaría configurado nuestro equipo con puros reclutas de primera ronda. Si pudiéramos completar el cuadro solo con reclutas de Alabama del mandato de Saban como reservas --incluyendo a algunos de los mencionados arriba--, hasta completar una plantilla de 53 jugadores, y tomando en cuenta que habría novatos en un par de puestos titulares, ¿cuántos partidos creen que ganarían en temporada regular? Y, ¿creen que alguna vez Saban tenga un primer recluta global del draft?