¿Quiénes son los mejores jugadores en la historia de la NFL de cada escuela de la Big-12?

Zach Thomas, Barry Sanders y Adrian Peterson se cuentan entre las leyendas de NFL que salieron de escuelas de la actual Big-12. ESPN

Continuamos nuestro recorrido por cada una de las 10 conferencias --y el grupo de programas independientes-- de la Football Bowl Division, el escalón más alto del fútbol americano universitario, para conocer al mejor jugador de NFL egresado de cada una de las 130 escuelas que juegan a nivel FBS.

Cada día presentamos una conferencia diferente, comenzando con la AAC, y hasta terminar con la Sun Belt.

AAC | ACC | Big 12 | Big Ten | C-USA | Independientes
MAC | MWC | PAC-12 | SEC | Sun Belt

Sí, bueno, el nombre es confuso. La Big-12 solamente cuenta con 10 escuelas. Se fundó originalmente en el '94 cuando los equipos de la Big-8 absorbieron a cuatro programas de la desaparecido Southwest Conference, aunque con el tiempo han perdido a cuatro instituciones y ganado dos para resultar en la configuración actual. El nombre no se cambió por motivos de marketing. Se trata de la única conferencia de las que actualmente conforman el grupo denominado del "Power Five" con únicamente 10 programas.

Así, presentamos a los mejores jugadores de la NFL que han salido de las 10 escuelas actuales de la Big-12:

Baylor Bears

Mike Singletary, linebacker
Chicago Bears (1981-1992)

Durante sus años en Baylor, siempre había que llevarle dos cascos al estelar linebacker medio, quien rompió 16 de ellos durante su carrera colegial por lo duro que golpeaba. Elegido en la segunda vuelta del draft de 1981, Singletary se convirtió en un implacable líder para la defensiva de Chicago que dominó estadísticamente la década bajo el mando del coordinador Buddy Ryan; una histórica unidad liderada por Singletary conquistó el Super Bowl XX de manera aplanadora. Singletary fue elegido al Pro Bowl diez veces, y en siete ocasiones fue un All-Pro de primer equipo. Además, el dos veces Jugador Defensivo del Año, fue enaltecido en el '98 al Salón de la Fama de Canton. Tuvo un paso exitoso como coach asistente cuando dejó de jugar, pero su oportunidad como head coach no terminó de buena manera con los San Francisco 49ers.


Iowa State Cyclones

Kelechi Osemele, guardia
Baltimore Ravens (2012-2015), Oakland Raiders (2016-2018), New York Jets (2019)
Un dos veces jugador de Pro Bowl y una vez elegido All-Pro de primer equipo, Osemele se hizo un nombre como parte de una devastadora línea ofensiva donde compartía créditos en la posición de guardia con Marshal Yanda. Esta unidad ayudó a impulsar a los Ravens a la victoria en el Super Bowl XLVII. En lo individual, su mejor momento llegó con los Raiders --con quienes firmó, en su momento, el mayor contrato en la historia de la liga para un guardia--, alineando al lado del centro Rodney Hudson. Fue canjeado a los Jets para el inicio del año pasado, y cortado a media temporada por una disputa con el club respecto a su debía o no someterse a una cirugía en el hombro. La disparidad del calibre del mejor jugador de los Cyclones en la historia de la liga con el de los otros nueve programas aquí es extremadamente interesante.


Kansas Jayhawks

Gale Sayers, corredor
Bears (1964-1974)

Pocos jugadores necesitan tan poco tiempo para dejar una huella tan profunda en una organización como Sayers, 'The Kansas Comet'. Fue parte de una primera ronda de ensueño de Chicago en el draft de 1965, con Dick Butkus siendo elegido en el tercer turno global, y Sayers en el cuarto. Fue seleccionado All-Pro en sus primeras cinco temporadas, liderando a la NFL en yardas terrestres en dos ocasiones. Sus 22 touchdowns totales como novato fueron, en su momento, récord de la liga. Sufrió dos lesiones devastadoras de rodilla, una en 1968, y otra en 1970, y una de tobillo en el '71, ésta última una que finalmente lo llevó a retirarse. Sigue siendo el jugador más joven en ser enaltecido al Salón de la Fama del Fútbol Americano Profesional, honor que le fue concedido a los 34 años de edad. Después de Sayers, John Riggins sería el ex jugador de Kansas que mayor huella dejó en la NFL.


Kansas State Wildcats

Larry Brown, corredor
Washington Redskins (1969-1976)
A partir de un problema auditivo, la NFL permitió a los Redskins colocar un aparato especial en el casco del entonces novato Brown en 1969 para poder escuchar las voces del quarterback Sonny Jurgensen. A partir de eso, el back explotó, sumando cuatro invitaciones al Pro Bowl consecutivas y siendo elegido dos veces All-Pro de primer equipo en sus primeros cuatro años. En 1970, lideró a la NFL en yardas terrestres y en 1972 fue designado Jugador Más Valioso de la NFL, y Jugador Ofensivo del Año. En ese año, condujo a los Redskins hasta el Super Bowl VII, donde caerían ante los perfectos Miami Dolphins. Miembro del Anillo del Honor de los Redskins, nadie ha usado del jersey N° 43 en Washington desde su retiro.


Oklahoma Sooners

Adrian Peterson, corredor
Minnesota Vikings (2007-2016), New Orleans Saints (2017), Arizona Cardinals (2017), Redskins (2018-)
La grandeza de Peterson quedó en evidencia desde el primer momento en que jugó para los Sooners, acumulando 1,925 yardas y 15 touchdowns terrestres en una campaña freshman ampliamente recordada como uno de los robos más grandes en la historia del Heisman. En aquel entonces, ese trofeo simplemente no era entregado a jugadores freshman. Con los Vikings, la historia no fue distinta. Lideró a la liga tres veces por tierra en sus años con Minny, incluyendo una temporada de más de 2,000 yardas en el '12 en que se quedó apenas a 8 yardas del récord absoluto de Eric Dickerson. Lo más impresionante, sin embargo, fue que esa campaña --que le ganó honores como el Jugador Más Valioso, el Jugador Ofensivo del Año, y el Regreso del Año-- llegó meses después de haberse roto los ligamentos de la rodilla en diciembre previo, y nadie pronosticaba que pudiera estar listo para el arranque de la campaña, ocho meses después de la lesión. Una lesión de menisco le hizo perderse casi todo el 2016 y eventualmente lo llevó a salir de Minny. Firmó con los Saints, pero cuatro partidos más tarde fue canjeado a los Cards, sin poder adaptarse realmente con ninguna ofensiva. En el 2018, fue firmado de emergente por Washington ante una lesión de rodilla del entonces novato Derrius Guice. No ha soltado la titularidad desde entonces, sumando otra campaña de 1,000 yardas, su octava, con los Redskins. Es un seguro miembro futuro del Salón de la Fama.


Oklahoma State Cowboys

Barry Sanders, corredor
Detroit Lions (1989-1998)
Sanders necesitó solamente una temporada como titular de tiempo completo para explotar a escena, imponiendo marca de la NCAA con 2,628 yardas terrestres en el '88 y el Heisman de ese año. Lideró a la NFL por tierra cuatro veces, incluyendo una temporada de 2,053 yardas a sus 29 años de edad. Fue elegido en 10 ocasiones al Pro Bowl, y en seis ocasiones nombrado All-Pro. Sanders también obtuvo distinciones como Novato Ofensivo del Año, Jugador Más Valioso de la NFL en el '97, y dos veces Jugador Ofensivo del Año. Se retiró abruptamente a los 30 años de edad tras la campaña del '98, cuando estaba a solamente a 1,457 yardas de alcanzar la entonces marca histórica de Walter Payton como el corredor más productivo en la historia de la liga. Siempre hubo rumores acerca de un posible regreso, pero nunca se concretó. Es miembro del Salón de la Fama desde el 2004. El hombre que precedió a Sanders como corredor titular de Oklahoma State, y que lo tuvo en la banca un buen rato, Thurman Thomas, sería el siguiente Cowboy más exitoso en la historia de la NFL.


Texas Longhorns

Bobby Layne, quarterback
Bears (1948), New York Bulldogs (1949), Lions (1950-1958), Pittsburgh Steelers (1958-1962)
El éxito tardó un poco en las filas profesionales, pero eventualmente llegó para el tercer recluta global del draft del '48, quien inmediatamente forzó su canje de los Steelers a los Bears, tras negarse a firmar con Pittsburgh. Después de un año en la banca, Layne volvió a forzar su salida del equipo, esta vez, siendo canjeado a la franquicia de los Bulldogs, un equipo nuevo creado a partir de la desaparición de los Boston Yanks. Nuevamente, el experimento duró poco, y Layne fue canjeado por tercera ocasión en tres años. En Detroit, encontró la estabilidad y el estrellato. Con los Lions, lideró a la liga dos veces en yardas aéreas y una vez en pases de anotación, y condujo al club a tres títulos de la NFL --aunque no pudo participar en el juego por el tercero de esos campeonatos, el del '57, por una fractura en la pierna sufrida en el partido previo--. Saliendo de la lesión, fue canjeado a los Steelers iniciada la campaña siguiente, dando nacimiento a la "Maldición de Bobby Layne", un mito urbano gracias al cual, supuestamente, Detroit no ha vuelto a salir campeón. Se retiró en su momento como el pasador más prolífico de la liga en yardas y touchdowns.


Texas Christian Horned Frogs

Sammy Baugh, quarterback
Redskins (1937-1952)
Sin lugar a dudas, se trata del primer gran quarterback en la historia de la liga, aunque en los tiempos de Baugh, él hacía mucho más que solamente lanzar. 'Slingin' Sammy Baugh' lideró a la NFL en yardas por aire cuatro veces y en pases de touchdown dos veces --la mayoría de estas campañas sucedieron cuando jugaba la posición de tailback, que en la época era el jugador que lanzaba la mayoría de los pases--, pero también cuatro veces en porcentaje de yardas por despeje, y una vez en intercepciones. Es el único jugador que ha lanzado cuatro pases de touchdown e interceptado cuatro pases en un mismo encuentro, algo que sería imposible hoy día. Sin Baugh, la NFL nunca se hubiera fijado en el pase como arma ofensiva recurrente, en lugar de último recurso, por lo que cambió la manera de jugar el deporte como pocos. Fue enaltecido al Salón de la Fama como parte de la clase inaugural del recinto, en 1963, y su jersey N° 33 fue retirado por Washington. Después de Baugh, nombres como Doak Walker y LaDainian Tomlinson aparecen como figuras de TCU que brillaron intensamente en la NFL.


Texas Tech Red Raiders

Zach Thomas, linebacker
Dolphins (1996-2007), Dallas Cowboys (2008)
Thomas solamente está apartando este lugar por unos años hasta que Patrick Mahomes esté listo para asumirlo, aparentemente, pero por ahora nos quedamos con el linebacker. Criticado al salir de la escuela por su falta de tamaño ideal, Thomas fue seleccionado hasta la quinta ronda en el draft del '96. Una vez en Miami, no tardó mucho en formar una de las duplas icónicas en la historia de los Dolphins a la defensiva junto a Jason Taylor, quien también es su cuñado. Siete veces seleccionado al Pro Bowl, y un All-Pro de primer equipo en cinco ocasiones, Thomas rápidamente se convirtió en el corazón defensivo de los Dolphins desde su puesto de apoyador medio. Miembro del equipo ideal de la década de los 2000s de la NFL, seguimos a la espera de que Canton le abra las puertas, algo que definitivamente debe suceder.


West Virginia Mountaineers

Sam Huff, linebacker
New York Giants (1956-1963), Redskins (1964-1969)
Después de Bill George, a quien mencionamos en el listado de ayer, Huff es probablemente el jugador más importante en la creación de la defensiva 4-3 y la posición de linebacker medio como general de la unidad defensiva, posición que le fue asignada por el entonces coordinador defensivo de los Giants, Tom Landry, en el '56. Con los Giants, Huff fue elegido al Pro Bowl cuatro ocasiones, y en dos oportunidades fue nombrado All-Pro de primer equipo. Fue canjeado a Washington en el '64, obteniendo una selección más al Pro Bowl con los Redskins. Enaltecido al Salón de la Fama desde 1982, Huff fue el sujeto de un especial televisivo realizado por la cadena CBS en 1960 llamada, "The Violent World of Sam Huff", uno de los primeros en mostrar la intimidad del fútbol americano profesional desde la perspectiva de un jugador portando micrófonos para prácticas y un partido.