¿Quiénes son los mejores jugadores en la historia de la NFL de cada escuela de la SEC?

Los hermanos Manning redefinieron la posición de quarterback en sus respectivas escuelas antes de brillar en la NFL. ESPN

Continuamos nuestro recorrido por cada una de las 10 conferencias --y el grupo de programas independientes-- de la Football Bowl Division, el escalón más alto del fútbol americano universitario, para conocer al mejor jugador de NFL egresado de cada una de las 130 escuelas que juegan a nivel FBS.

Cada día presentamos una conferencia diferente, comenzando con la AAC, y hasta terminar con la Sun Belt.

AAC | ACC | Big 12 | Big Ten | C-USA | Independientes
MAC | MWC | PAC-12 | SEC | Sun Belt

Típicamente, se concede que la SEC ha sido la conferencia más dominante en la NCAA en lo que va del nuevo siglo, aunque sus años como potencia de fútbol americano se remontan muchos, muchos años atrás. Establecida en 1932, esta conferencia proclama 43 títulos nacionales en el fútbol americano. Los últimos dos equipos en unirse a este grupo fueron Mizzou y Texas A&M, en el 2012, llevando el total de escuelas a 14. Previamente, la liga se expandió de 10 a 12 instituciones en el '91, con la llegada de Arkansas y South Carolina. Los otros 10 programas son fundadores de la conferencia, junto con otras tres escuelas que más tarde abandonaron a la SEC.

Aquí están los mejores jugadores que han dado a la liga cada una de las 14 escuelas que forman la SEC:

Alabama Crimson Tide

Don Hutson, ala
Green Bay Packers (1935-1945)
¿Cuán bueno hay que ser para que, a pesar de que jugaste en una era en la que ni un solo partido tuyo se transmitió por televisión, te sigan considerando algunos como el mejor jugador de fútbol americano que jamás pisó la NFL? Ese es Hutson, un receptor abierto tan lejos de todos sus contemporáneos, que si extrapoláramos sus estadísticas a hoy en día, sería una barbaridad. Un ejemplo: se retiró con 99 touchdowns anotados en su vida, el triple de cualquier otro jugador hasta ese punto en la historia de la liga. Sería el equivalente de que un jugador ahora sumara 624 touchdowns en su vida, el triple del actual líder de todos los tiempos, Jerry Rice con 208. Hutson inventó la mayoría de rutas de receptor que todavía se emplean hoy, lideró a la NFL en recepciones ocho veces, en yardas por recepción siete veces, en touchdowns por recepción nueve veces, y por si fuera poco, en intercepciones una vez. Ocho veces All-Pro y dos veces nombrado Mejor Jugador de la Liga, fue tres veces campeón con los Packers. Miembro de la clase inaugural del Salón de la Fama en 1963, el centro de entrenamiento de Green Bay lleva su nombre.


Arkansas Razorbacks

Lance Alworth, receptor abierto
San Diego Chargers (1962-1970), Dallas Cowboys (1971-1972)
Apodado 'Bambi', Alworth fue probablemente la primera gran estrella genuina de la AFL, incluso antes que Joe Namath. Acumuló siete temporadas consecutivas de al menos 1,000 yardas en recepciones --una marca para la época-- y fue nombrado una vez como el Jugador Más Valioso de la extinta liga. Fue campeón de un Super Bowl hacia el final de su carrera, con Dallas, y fue el primer hombre enaltecido al Salón de la Fama que pasó la mayor parte de su carrera en la AFL.


Auburn Tigers

Bo Jackson, corredor
Los Angeles Raiders (1987-1990)
A mediados de los '80s, Jackson era más que un jugador de fútbol; era un fenómeno. Ganador del Trofeo Heisman, se rehusó a firmar con los Buccaneers, quienes lo seleccionaron primero global en el draft, porque le hicieron perder su elegibilidad colegial para seguir jugando al béisbol, su primer amor. Al Davis le ofreció la oportunidad de incorporarse a los Raiders hasta finalizada la campaña de Grandes Ligas, ya comenzada la temporada de NFL, y Jackson se convirtió en uno de los jugadores más explosivos de la segunda mitad de la década. Una lesión en la cadera le impidió prolongar una trayectoria que apuntaba muy alto. A la fecha, Jackson es el único jugador elegido al partido de estrellas en dos ligas profesionales.


Florida Gators

Emmitt Smith, corredor
Dallas Cowboys (1990-2002), Arizona Cardinals (2003-2004)
Cuatro veces líder corredor de la liga, las 11 campañas consecutivas de al menos 1,000 yardas permanecen como una marca absoluta de la NFL, lo mismo que sus 18,355 yardas terrestres, récords que, hacia donde se dirige la NFL, podrían nunca ser superados. Ocho veces seleccionado al Pro Bowl, cuatro veces All-Pro de primer equipo, Smith impulsó a los Cowboys a tres victorias de Super Bowl, obteniendo el nombramiento de JMV en la edición XXVIII. Fue Novato Ofensivo del Año, y una vez honrado como Jugador Más Valioso de la temporada. Es parte del Salón de la Fama desde el 2010.


Georgia Bulldogs

Fran Tarkenton, quarterback
Minnesota Vikings (1961-1966, 1972-1978), New York Giants (1967-1971)
Al tiempo de su retiro, Tarkenton era dueño de todos los récords trascendentes en la posición de quarterback, después de una carrera longeva de 18 años como pasador de NFL que incluyó nueve selecciones al Pro Bowl, cuatro nombramientos como All-Pro de primer equipo, y el premio al Jugador Más Valioso de la NFL en 1975. Tuvo una estadía con los Giants en la parte intermedia de su carrera, y fue en este lapso que los Vikes llegaron, y perdieron su primer Super Bowl, pero a su regreso a Minnesota, Tarkenton lideró al club a tres apariciones de Super Bowl en un lapso de cuatro años. Su N° 10 ha sido retirado por los Vikings, y es miembro del Salón de la Fama desde el '86.


Kentucky Wildcats

Dermontti Dawson, centro
Pittsburgh Steelers (1988-2000)
Los Steelers pasaron, envidiablemente, de un centro miembro del Salón de la Fama a otro en la transición de Mike Webster a Dawson. Siete veces invitado al Salón de la Fama, y seis veces All-Pro de primer equipo, Dawson es considerado el mejor centro de la liga durante los '90s, y forma parte del equipo ideal de la década. Ayudó a los Steelers a aparecer en el Super Bowl XXX, y fue enaltecido al recinto de Canton en el 2012.


Louisiana State Tigers

Jim Taylor, fullback
Packers (1958-1966), New Orleans Saints (1967)
En la legendaria carrera de Jim Brown, solamente una vez en sus nueve años como profesional no fue el líder corredor de la liga; eso ocurrió en 1962, cuando Taylor le quitó ese título y también fue nombrado Jugador Más Valioso de la liga. Dos veces lideró a la NFL en touchdowns como parte de un backfield de ensueño de Green Bay, con Bart Starr y Paul Hornung. Fue campeón de la NFL en cuatro ocasiones, y una vez del Super Bowl, y en cinco ocasiones fue nombrado al Pro Bowl. Es miembro del Salón de la Fama desde 1976. Hay que acotar, sin embargo, que con la clase de backs defensivos que ha producido recientemente LSU, pronto habría que reemplazar a Taylor en este sitio.


Mississippi Rebels

Eli Manning, quarterback
Giants (2004-2019)
Podrá haber un debate sobre si el menor de los Manning merecería o no estar en el Salón de la Fama, pero lo cierto es que a pesar de su personalidad de bajo perfil, fue el quarterback perfecto para volver a catapultar a los Giants a los primeros planos, lidiando al mismo tiempo con la prensa en uno de los mercados más complicados del país. Dos veces condujo a los Giants a ganar el Super Bowl, y en ambas ocasiones fue designado el Jugador Más Valioso del partido. Además, fue designado en cuatro ocasiones como jugador de Pro Bowl, y fue uno de los pasadores más durable de las épocas recientes.


Mississippi State Bulldogs

Kent Hull, centro
Buffalo Bills (1986-1996)
Desde la posición de centro, en la ofensiva apresurada que condujo a los Bills a cuatro títulos de la AFC y cuatro apariciones en el Super Bowl, Hull, fue uno de los jugadores más subvalorados del ataque, responsable por los ajustes de las protecciones de la línea ofensiva. Con tres apariciones de Pro Bowl y dos designaciones All-Pro de primer equipo, Hull fue crítico para darle tiempo a lanzar a Jim Kellyy abrir huecos por tierra para Thurman Thomas en una de las ofensivas más divertidas de la época.


Missouri Tigers

Kellen Winslow, ala cerrada
Chargers (1979-1987)
No son pocos los que consideran a Winslow como el mejor ala cerrada de la NFL a su retiro. Dos veces lideró a la NFL en recepciones --algo extremadamente poco común para la época-- y en cinco ocasiones fue nombrado al Pro Bowl, junto con tres nombramientos All-Pro de primer equipo. Su actuación más celebre llegó en el llamado "Epic in Miami", cuando en playoffs de la campaña del '81, atrapó 13 pases para 166 yardas y una anotación, y bloqueó un gol de campo en tiempo extra para darle el pase a los Chargers al Juego de Campeonato de la AFC. La imagen de Winslow siendo ayudado por un par de compañeros para salir del campo es una de las fotografías más famosas en la historia de la liga. Winslow fue honrado al Salón de la Fama en el '95.


South Carolina Gamecocks

Sterling Sharpe, receptor abierto
Packers (1988-1994)
Otro jugador del que no pudimos ver hasta dónde podrían llegar sus números gracias a una lesión, Sharpe lideró a la NFL en recepciones tres veces --en los años de máximo auge de Rice, por si fuera poco--, y una vez en yardas por recepción. Tres veces All-Pro de primer equipo y cinco veces invitado al Pro Bowl, quizás lo mejor que se pueda decir acerca de Sharpe lo dijo su hermano Shannon, cuando éste fue enaltecido al Salón de la Fama en el 2011. "Soy la única persona en el Salón de la Fama que ni siquiera fui el mejor jugador en mi propia familia". Tarde o temprano, el recinto de Canton le debe abrir las puertas a Sterling Sharpe, también.


Tennessee Volunteers

Peyton Manning, quarterback
Indianapolis Colts (1998-2011), Denver Broncos (2012-2015)
Desde cualquier punto de vista que se le mire, Manning es uno de los mejores quarterbacks que jamás haya pisado un campo de NFL. Primer recluta global saliendo de Tennessee, Manning lideró a la liga tres veces en yardas por aire y tres veces en pases de touchdown en camino a una carrera que incluyó 14 viajes al Pro Bowl y siete inclusiones al primer equipo All-Pro. Un cinco veces Jugador Más Valioso de la NFL, Manning ganó un Super Bowl con los Colts y uno más con los Broncos, y en dos ocasiones fue nombrado también Jugador Ofensivo del Año. No existe ninguna duda de que será parte de la Clase 2021 del Salón de la Fama.


Texas A&M Huskies

Yale Lary, safety
Detroit Lions (1952-1964)
Lary fue parte integral de la mejor época en la historia de los Lions, cuando conquistaron tres títulos de la NFL. Alineó junto a leyendas como Jack Christiansen, Dick 'Night train' Lane y Dick LeBeau, y jugó nueve Pro Bowls, además de ser elegido All-Pro de primer equipo en tres ocasiones. Por si fuera poco, devolvía patadas y era el pateador de despeje, liderando a la NFL en promedio de yardas por despeje en tres ocasiones. Canton le abrió las puertas en 1979.


Vanderbilt Commodores

Jay Cutler, quarterback
Broncos (2006-2008), Chicago Bears (2009-2016), Miami Dolphins (2017)
A menudo, Vandy es el programa olvidado de la SEC, con un historial de fútbol americano de menos hazañas que otras escuelas. Cutler llegó a la NFL con uno de los brazos más talentosos en la historia reciente, pero queda alguna sensación de que su carrera debió haber sido más. Fue elegido a un Pro Bowl, en el 2008, año en que lideró a la AFC en yardas aéreas. En mayo del 2019, fue incluido en la lista de los mejores 100 jugadores en la historia de los Bears, con motivo del Aniversario 100 del club.