Cowboys batallan, pero mantienen su invicto en casa al superar a Seahawks

play
49ers vs. Eagles y otros duelos intrigantes de la Semana 13 (2:18)

San Francisco visita Philadelphia en el que, quizá, sea el juego más esperado de la temporada tras la Final de la NFC de 2022; Texans y Broncos disputan un posible juego adelantado de Playoffs y los Chiefs, en alerta en su visita a Lambeau Field. (2:18)

En un juego de toma y daca, los Cowboys lograron someter a los Seahawks cuando su defensiva y ofensiva apretaron el paso.


ARLINGTON -- Esta vez no fue por una diferencia de más de 20 puntos, pero los Dallas Cowboys encontraron la manera de mantener su invicto en casa y, más importante, de ganar un partido cerrado y hacerlo por remontada tras superar 41-35 a los Seattle Seahawks.

Durante casi todo el juego, los Seattles tuvieron a los Cowboys contra la pared, incluso hasta cuando estaban abajo en el marcador.

Sí, en esta ocasión, los titulares de Dallas tuvieron que jugar todos los minutos del partido. De hecho, tuvieron que emplearse a fondo desde que se dieron cuenta que la ofensiva de los Seahawks podía mover el balón de lado a lado, como nadie lo había hecho en el AT&T Stadium en 2023.

La ofensiva, encabezada por Dak Prescott, también se dio cuenta rápido de que iba a tener que competir con la mejor de sus habilidades y energía contra una defensiva de Seattle que jugó mucho mejor que lo que sus estadísticas indicaban antes del partido.

“Le dije al equipo después del juego que necesitaban un partido como este”, señaló Mike McCarthy, entrenador en jefe de los Cowboys. “Para llegar a donde queremos, tenemos que aprender a ganar este tipo de partidos”.

Este tipo de juegos, quizá, van más allá del marcador. La victoria sobre los Seahawks fue el primero de cinco juegos de los Cowboys (9-3) ante equipos con marca de .500 o mejor. El siguiente es, otra vez, en casa ante los Philadelphia Eagles (10-1) para después viajar para medirse a los Buffalo Bills (6-6) y después recibir a los Detroit Lions (8-3).

“El primer triunfo contra un equipo con récord ganador, pero, más importante, de la manera en que lo hicimos”, destacó Prescott luego de la victoria sobre los Seahawks. “Fue un juego durísimo, (estuvimos) abajo al medio tiempo, abajo al entrar al último cuarto. Los muchachos, todo el equipo, hicimos jugadas cuando más se necesitaban”.

Los Cowboys estuvieron abajo en el marcador en el primer cuarto en casa por vez primera en toda la temporada. A inicio del tercer periodo, la diferencia era de ocho puntos a favor de los Seahawks (6-6) y Dallas no parecía ser capaz de detener a la ofensiva comandada por Geno Smith.

Fue en ese momento en el que aparecieron jugadores que deben hacerlo como Micah Parsons, DeMarcus Lawrence, Stephon Gilmore y DaRon Bland. Los entrenadores mostraron capacidad de ajuste al darse cuenta de que Bland era incapaz de cubrir a D.K. Metcalf y mandaron a Gilmore a marcarlo de forma personal durante más de dos cuartos. Ahí, las cosas se emparejaron.

Parsons mejoró en su presión en el último cuarto, cuando también Lawrence realizó un tacleo en cuarta oportunidad y Bland hizo lo que ya parece una costumbre, interceptó un pase, aunque esta vez no puedo regresarlo para anotación.

Del otro lado del balón, Prescott mantuvo su gran ritmo y nivel. Más allá de los números, inspira cada vez más confianza en sus compañeros sin cometer errores y con un estilo agresivo.

CeeDee Lamb otra vez tuvo su decena de recepciones para 116 yardas, muchas de ellas en el momento que más las necesitaban los Cowboys.

“Dak está jugando a un gran nivel. Está en real sincronía. La conexión que tiene con sus compañeros es increíble”, afirmó McCarthy. “Hace las cosas en gran ritmo y como si fueran fáciles. Está jugando a un nivel de campeonato”.

Los críticos de los Cowboys dirán que los Seahawks llegaron a Dallas con dos derrotas consecutivas, pero es un hecho que llegaron bien preparados para competir y que vendieron muy cara la derrota.

Para los Cowboys vienen 10 días antes de que reciban a los Eagles, ante quienes perdieron en la Semana 9, aunque esta vez, enfrentarán a Philadelphia sin gran margen de error en sus pretensiones de conquistar el título de la NFC Este, donde han lucido invencibles.

“Al final del día, esta es nuestra casa. Hemos jugado extremadamente bien aquí y esto nos servirá más adelante”, sentenció McCarthy.