Defensiva carga a Cowboys en hombros para ganar título divisional

ARLINGTON, Texas -- La defensiva de los Dallas Cowboys regresó a trabajar ante los Tampa Bay Buccaneers, después de tomarse libre la semana anterior en Indianapolis.

Y lo hizo de manera agresiva, con puntos y, en especial, con jugadas cuando más se necesitaban, a pesar de que permitió yardas y dio algunas libertades a la ofensiva de los Buccaneers, pero, al final, los Cowboys vencieron 27-20 a Tampa Bay para convertirse, sin ayuda, en campeones de la División Este de la NFC.

“Nuestra defensiva nos ha levantado en todos los momentos esta temporada“, dijo el corredor Ezekiel Elliott. “Tuvimos otra muestra de lo que son capaces esos muchachos. Son físicos y agresivos. No se rinden. No me gustaría tener que enfrentarlos. Hoy demostraron otra vez que son la razón principal por la que estamos aquí, ya en Playoffs“.

La defensiva de Dallas tuvo el desempeño que se necesitaba después de la pobre exhibición que dio una jornada antes contra los Colts en un juego en el que perdieron la primera oportunidad de coronarse en la división y ante Tampa Bay, ni siquiera requirió de su capitán Sean Lee, quien por vez primera fue desactivado en su carrera sin estar lesionado.

La defensiva de los Cowboys produjo dos pérdidas de balón que se convirtieron en 14 puntos; la primera, en el cuarto inicial y que el linebacker Jaylon Smith regresó 69 yardas para touchdown para comenzar a poner el ritmo y recuperar esa confianza que parecía perdida, luego de que Tampa Bay (5-10) había movido el balón de lado a lado en sus primeros dos ataques.

La segunda pérdida que provocó se dio en el tercer cuarto. El balón lo recuperó Randy Gregory y dos jugadas después, Michael Gallup convirtió el regalo en anotación en recepción a pase de Dak Prescott para comenzar a sellar un triunfo que parecía complicarse.

Todo el día, la defensiva texana estuvo encima del quarterback Jameis Winston con presión y sobre los corredores, a los que sólo permitieron 63 yardas.

“Tenemos una defensiva muy agresiva que está provocando un infierno en las ofensivas rivales cada semana“, insistió Elliott. “Nosotros, a la ofensiva, tenemos mucho que corregir aún, pero hoy cumplimos la primera meta que nos fijamos y tenemos 24 horas para descansar y festejar un poco“.

Cierto, la ofensiva de Dallas, salvo en la primera serie, cuando recorrieron 75 yardas y anotaron con touchdown de Prescott, otra vez tuvo problemas para meterse a las diagonales.

De nueva cuenta dejaron la puerta abierta para que el rival cerrara el encuentro hasta el final.

Prescott apenas lanzó para 161 yardas, incluidas 50 para Cole Beasley, quien con sus cinco recepciones logró tres primeros y 10 en tercera oportunidad, y apenas 20 para Amari Cooper, a quien están obligados a involucrar más en el plan de juego si pretenden competir con los pesos completos en la NFC en Playoffs.

Pero, este domingo, los Cowboys hicieron lo suficiente para quitarse un gran peso de encima, conseguir por su propia cuenta el boleto de Postemporada y evitar llegar a la última semana de la campaña regular en la búsqueda del boleto en New York contra los Giants.

Los Cowboys (9-6) comenzaron noviembre con marca de 3-5 y parecía imposible que conquistaran el título de la NFC Este tras una bochornosa derrota el 5 de noviembre ante los Tennessee Titans.

A una semana del final de la temporada regular, Dallas está 9-6 y dentro de lo que el ex quarterback Tony Romo solía llamar “el torneo NFL“.

“Obviamente, tenemos que mejorar, en especial cuando estamos cerca de la zona final“, consideró el guardia Zack Martin. “Eso ha sido un problema para nosotros todo el año. Vamos a seguir trabajando para ser mejores en Playoffs, aunque hoy sólo quiero pensar que ganamos nuestra división y llegamos a Playoffs.

“Este equipo aún tiene mucho por jugar. No hemos terminado aún“, agregó Martin.