Matt Ryan confía en que los Falcons regresan al Super Bowl

Matt Ryan sabe que todo empieza en la complicada NFC Sur, pero tiene fe en el talento del elenco que le rodea. Getty Images

DECATUR -- Unos 20 minutos antes de que Matt Ryan arribara al Samuel L. Jones Boys & Girls Club of Metro Atlanta, el jueves pasado, imágenes de la derrota de Super Bowl LI de los Atlanta Falcons ante los New England Patriots se mostraron en una pantalla gigante colocada en la entrada principal.

De haber llegado Ryan a ver dicha escena, quizás se hubiera reído y meneado la cabeza antes de seguir adelante con lo suyo. Ryan ha hecho un intento consciente por no quedarse atorado en la implosión que convirtieron a los Falcons en un chiste nacional ese día.

En lugar de eso, Ryan mantiene la misma actitud confiada de cara a todas las temporadas. Entrando al 2019, no obstante, parece poseer más confianza que lo habitual, respecto a la capacidad de su equipo para pelear un título.

"El grupo de chicos que tenemos, tenemos un vestidor lleno de personas competitivas, trabajadoras, que no son egoístas, y creo que son las personas en nuestro edificio las que nos dan una gran oportunidad de volver y, esperamos, ganar un Super Bowl", dijo Ryan.

"Tenemos a un gran grupo de apoyadores. Tenemos una combinación de tipos que van a salir e intentar colocar a nuestros jugadores en la mejor posición para tener éxito".

Ryan no vaticinó liderar a la liga en puntos anotados, aunque sabe que la ofensiva es más que capaz de ser explosiva con Julio Jones, Devonta Freeman y el resto del talento. No prometió que la defensiva será una unidad del Top-10, ni que el equipo evitaría las rachas de lesiones, dado que se trata de factores que están fuera de su control. Pero Ryan sabe que es alentador observar a tipos como Freeman, Keanu Neal y Ricardo Allen regresando de lesiones que acabaron con sus pasadas temporadas.

Ryan ciertamente se siente cómodo con Dirk Koetter de regreso como su coordinador ofensivo. Koetter fue el coordinador en Atlanta del 2012 al 2014 antes de unirse a los Tampa Bay Buccaneers en el 2015. El quarterback ve el compromiso que el equipo ha hecho para protegerlo --Ryan fue capturado 42 veces en el 2018, el segundo total más alto de su carrera-- con las adiciones de los linieros ofensivos Chris Lindstrom y Kaleb McGary (ambos reclutas de primera ronda) y los agentes libres James Carpenter y Jamon Brown.

Ryan también comprende que competir por un título comienza con ocuparse de la división. Los Falcons finalizaron segundos en la NFC Sur la temporada pasada con un decepcionante registro de 7-9. Los New Orleans Saints se coronaron la temporada pasada, escapándose del resto con una marca de 13-3. Los Falcons han ganado la NFC Sur en cuatro ocasiones desde que se formara en el 2002, alcanzando un Super Bowl (2016) a lo largo de ese periodo.

"Siempre es difícil", señaló Ryan de la división. "Drew [Brees] siempre es duro. New Orleans tiene una gran ofensiva. Juegan muy buena defensiva. Cam Jordan es uno de los mejores jugadores en la liga al lado defensivo del balón".

Carolina, esperando la recuperación total de Cam Newton de una cirugía en el hombro, también finalizó con registro de 7-9 la temporada pasada, y realizó adiciones en temporada baja, notablemente, la del tackle defensivo elegido seis veces al Pro Bowl Gerald McCoy. Ha aterrorizado a linieros ofensivos interiores a lo largo de los años, y podría ser una gran prueba para Lindstrom, quien proyecta para iniciar como guardia derecho.

"Gerald McCoy pasó de ser un problema en un lugar, a ser un problema en otro lugar", dijo Ryan. "Diferente problema para diferente equipo. Es un gran jugador que se suma a una defensiva que ya era grande. Será difícil de enfrentar, seguro. Siempre lo ha sido.

"Absolutamente, será una prueba para [Lindstrom], además de Kawann Short. Todo el grupo que tienen, será una fuerte prueba para nuestros hombres en el interior".

Ryan no descuenta a los Tampa Bay Buccaneers, quien finalizó con marca de 5-11 bajo Koetter como head coach la temporada pasada, pero que cuentan con un jefe nuevo en Bruce Arians.

"Tampa es duro", dijo Ryan. "[Ndamukong] Suh es un jugador veterano que se desempeña a alto nivel y es un problema interior para las defensivas. Es otro tipo duro que debemos enfrentar.

"Al final del día, se trata de nosotros, no obstante. Respetamos a esos tipos ay apreciamos lo que hacen, pero nuestro enfoque debe ser en cuán bien podemos jugar y cuán buen equipo podemos llegar a ser, porque tenemos todas las piezas para ser exitosos".

El calendario no facilitará las cosas para los Falcons. Seis de sus primeros nueve oponentes son equipos de playoffs del año pasado, y cuatro de sus primeros seis encuentros son de gira.

"El calendario es lo que es", señaló Ryan. "Te lo van a dar, y es tu trabajo aprovecharlo y lidiar con él. Más allá de básicamente dos partidos, se sabe contra quién vas, dependiendo de la división".

Todo arranca el 8 de septiembre en un juego en Minnesota contra un equipo de los Vikings que finalizó el año pasado con marca de 8-7-1 y contó con una defensiva del Top-10 en puntos permitidos y en defensiva total.

"Van a ser buenos", dijo Ryan de los Vikings. "Es un lugar complicado. Es una buena defensiva. Será ruidoso, lo que es un reto para nuestra ofensiva. Esa algo para lo que debemos estar preparados y listos para jugar, especialmente siendo el partido de apertura. A veces, vas encontrando el modo con el ruido, conforme pasa el año, pero será crítico para nosotros operar a un alto nivel cuando vayamos allá, porque se requerirá nuestro mejor esfuerzo para obtener un triunfo".