¿Cuál es la lesión más preocupante para cada equipo de la AFC Norte?

A.J. Green se perdió siete encuentros de la temporada pasada por un problema en el pie. AP Photo

Con los campamentos de entrenamiento programados para arrancar a finales del mes, recorremos las ocho divisiones de la NFL para encontrar la interrogante más importante por lesión que deberá responder cada equipo en su plantilla. Hoy nos enfocamos en la AFC Norte:

Baltimore Ravens

Marquise Brown, receptor abierto

Una lesión en el pie impidió a Brown participar en el Combinado de Talento de la NFL o su pro day con Oklahoma, pero no previno a los Ravens de elegirlo en la primera ronda del draft. El vertiginoso receptor abierto se vio marginado de prácticamente toda la actividad durante las sesiones de primavera, y eso posiblemente signifique que comenzará su carrera con un ligero retraso con respecto al resto de los novatos de la liga, por mucho que haya participado en las reuniones de equipo y otra clase de actividades. Los Ravens tienen confianza de que estará listo para el campamento de entrenamiento, lo cual es crucial para que empiece a encontrar sincronía con el quarterback Lamar Jackson.

Cincinnati Bengals

A.J. Green, receptor abierto

Por mucho, es la lesión de mayor importancia en la división, por la relevancia del jugador. Green se perdió siete de los últimos ocho encuentros de la temporada pasada, la peor en lo que va de su brillante carrera en términos de producción. Primero, sufrió un problema en la ingle a inicios de la pasada campaña, y luego Green se sometió a una cirugía en diciembre para reparar ligamentos rotos en un dedo del pie. En consecuencia, pasó buena parte de la primera parte del año en curso en rehabilitación. Aunque el siete veces elegido al Pro Bowl participó en ejercicios individuales durante el minicampamento obligatorio, se vio marginado de los ejercicios de equipo. La confianza en Cincy es que estará recuperado al 100 por ciento cuando llegue el momento de reportar al campamento de entrenamiento, lo cual es crucial para el estelar en un año de contrato. Green está actualmente en busca de una extensión mientras se dirige al último año de un convenio firmado en el 2015 que tiene previsto pagarle 11.976 millones de dólares en sueldo base para el 2019.

Cleveland Browns

Jarvis Landry, receptor abierto

No se sabe mucho de la lesión sufrida recientemente por Landry, porque el equipo nunca la especificó, pero al menos fue lo suficientemente seria como para marginarlo de la actividad de temporada baja del equipo. En Cleveland existe optimismo de que estará listo para participar en el campamento de entrenamiento, pero debido a que el club nunca especificó de qué se trataba en primer lugar, es difícil hacer una proyección precisa. A inicios de este mes, Landry publicó en redes sociales unas imágenes de una sesión de pases con el quarterback Mayfield, donde señaló que se trataba de la primera vez en dos meses y medio en que corría rutas. Afortunadamente para los Browns, Landry tendrá menos presión ofensiva sobre sus hombros con la llegada de su amigo y ex compañero universitario, Odell Beckham Jr. al club.

Pittsburgh Steelers

Eli Rogers, receptor abierto

Uno de los equipos con menos preocupaciones en este departamento, Pittsburgh puede considerarse afortunado. Claro, el guardia David DeCastro debió bajarse del Pro Bowl el año pasado por lesión, pero no ha habido muchas noticias en torno a su salud en las semanas recientes, y eso siempre es buena noticia. DeCastro no apareció en la lista de lesionados para el duelo de la Semana 17 frente a los Bengals. Eso deja a Rogers, quien pelea por ser tercero en el orden entre los receptores abiertos, como la mayor preocupación. Rogers se rompió el ligamento anterior cruzado en el 2017, pero alcanzó a regresar a tiempo para cerrar la campaña pasada con los Steelers. Usualmente, se trata de una lesión que puede tardar más en sanar desde el punto de vista mental, por el tiempo que tardan los jugadores en confiar plenamente en sus rodillas, que físico. De cualquier manera, el cuadro parece tener fijo un buen plan-B para la posición en Ryan Switzer, y en este punto a lo mejor ni siquiera tiene una plaza segura en la plantilla Rogers.