¿Cuál es la lesión más preocupante para cada equipo de la NFC Sur?

Cam Newton AP Photo

Con los campamentos de entrenamiento programados para arrancar a finales del mes, recorremos las ocho divisiones de la NFL para encontrar la interrogante más importante por lesión que deberá responder cada equipo en su plantilla. Hoy nos enfocamos en la NFC Sur:

Atlanta Falcons

Keanu Neal y Ricardo Allen, profundos

De poco en poco, los Falcons han ido recuperando a figuras lesionadas. Devonta se ha mantenido sano y participativo en las prácticas de temporada baja, y Deion Jones firmó una lucrativa extensión de contrato que delata la confianza plena de la franquicia en su recuperación: Los jugadores clave pendientes son sus safeties titulares. Neal se rompió el ligamento anterior cruzado en el primer partido de la temporada pasada, y Allen salió con rotura de tendón de Aquiles en el tercero. No obstante, el equipo cree que ambos estarán listos para el campamento de entrenamiento, posiblemente desde el arranque, y eso solamente puede significar buenas noticias para uno de los equipos que más sufrió por lesiones a titulares el año pasado.

Carolina Panthers

Cam Newton, quarterback
Posiblemente el hombro derecho de Newton sea el más observado en toda la NFL. El quarterback titular de los Panthers se sometió a una cirugía en enero pasado, luego de una campaña en la que el dolor nunca le dejó en paz, obligándole a perderse dos partidos. Newton ya se había sometido a una intervención sobre el mismo hombro en el 2017, y Carolina ha intentado extremar sus precauciones con su pasador en esta temporada baja. Recibió alta médica para lanzar durante el minicampamento, y la expectativa es que participe al 100 por ciento en el campamento de entrenamiento. No obstante, se trata de una situación delicada para el hombre más importante, por mucho, en el ataque de los Panthers, y cualquier contratiempo, por pequeño que sea, puede sentenciar las posibilidades de playoffs de la franquicia.

New Orleans Saints

Sheldon Rankins, tackle defensivo
La mejor temporada de Rankins en su joven carrera desde que fuera elegido en la primera ronda del draft del 2016 quedó manchada cuando el tackle defensivo sufrió rotura en el tendón de Aquiles en la Ronda Divisional de los playoffs. La proyección es que inicie la temporada regular en la lista de imposibilitados para participar por problemas físicos, lo cual automáticamente lo marginaría de la acción durante las primeras seis jornadas de la campaña. No obstante, el equipo tuvo la suficiente confianza en su recuperación que hicieron válida la opción a su quinto año de contrato en abril pasado. De todos modos, su ausencia para el inicio de campaña será un factor que los Saints deben solventar, y por lo pronto suenan nombres de veteranos como Sylvester Williams y Mario Edwards Jr. para ayudar.

Tampa Bay Buccaneers

Jason Pierre-Paul, ala defensiva
Otro caso de un jugador que podría perderse el inicio de la campaña es el de JPP, quien se vio envuelto un accidente automovilístico en mayo pasado, ocasionándole una lesión en el cuello. Hace seis días, Pierre-Paul subió un par de imágenes a su cuenta de Instagram, mostrándose todavía con una protección especial en el cuello. El head coach Bruce Arians había estimado en semanas pasadas que los Bucs no contarían con el liniero defensivo hasta octubre, y por el momento, ese plazo para seguir siendo la proyección vigente. Como en el caso de Rankins, es enteramente posible que inicie la campaña en la lista de imposibilitados para participar por problemas físicos, con ello quedando descartado para las primeras seis jornadas. La salida de Gerald McCoy del equipo significa que habrá mayor presión al regreso de JPP para auxiliar en el rubro de la presión sobre los quarterbacks.