Gato negro interrumpe duelo entre Cowboys y Giants

EAST RUTHERFORD, N.J. -- Justo unos días después de la celebración de Halloween y Día de Muertos, el duelo de lunes por la noche entre Dallas Cowboys y New York Giants fue interrumpido por un gato negro.

El gato llegó al campo de juego del Met Life Stadium en el segundo cuarto, lejos de la acción durante una jugada, pero provocó un retraso de dos minutos cuando los oficiales y personal del estadio se percató de su presencia.

La seguridad del inmueble y la policía intentaron atrapar al felino en la zona final sur y eventualmente lograron acorrararlo para que se dirigiera a un túnel para dejar el campo.

Los Giants estaban al frente en el marcador por 9-3 cuando apareció el gato y sumaron un gol de campo minutos después, pero los Cowboys mantuvieron la diferencia de seis puntos con otro gol de campo antes del medio tiempo.

El gato negro es sólo uno más de los memorables acontecimientos que han sucedido en la rivalidad entre Cowboys y Giants en la historia del MetLife Stadium.

En el primer juego de Jason Garrett como coach interino de los Cowboys en 2010, las luces del estadio se apagaron cuando tronó un transformador en el tercer cuarto, lo que provocó un retraso de siete minutos. En 2014, Odell Beckham Jr. hizo una acrobática recepción a una mano para un touchdown de 43 yardas mientras caía de espalda.

Los gatos negros son familiares con los equipos de New York. Un gato negro apareció y miró fijamente al dugout de los Chicago Cubs en el Shea Stadium el 9 de septiembre de 1969. Eventualmente, los Mets arrebatarían el primer lugar de la Liga Nacional a los Cubs y ganarían la Serie Mundial para poner fin a lo que se denominó como una temporada milagrosa y por lo que al gato negro se le dio crédito por darle mala suerte al equipo visitante.

Los Cowboys llegaron al duelo ante los Giants en el primer lugar de la NFC Este.

Todd Archer de ESPN contribuyó a este reporte.