Brilla Dak Prescott en la oscuridad de Cowboys

play
¡Increible touchdown de Amari Cooper! (1:48)

Con un gran juego de pies, el receptor de los Cowboys logró contener el ovoide en las diagonales. (1:48)

DALLAS -- Dak Prescott demostró una vez más que puede jugar cuando más se necesita.

Los Minnesota Vikings frenaron en seco a Ezekiel Elliott en la victoria 28-24 de este domingo por la noche sobre los Dallas Cowboys y de no ser por Prescott el juego ni siquiera hubiera sido competitivo.

El quarterback de los Cowboys completó 28 de 46 pases para 397 yardas con tres touchdowns para un índice de efectividad de 101.4 puntos.

“Creo que Dak estuvo sobresaliente”, dijo el dueño y gerente general de los Cowboys, Jerry Jones. “Nuestra protección no fue la mejor y Dak pudo soltar el balón rápido y hacer jugadas increíbles. Nos mantuvo en el juego. Pero ellos (Vikings) son un gran equipo de futbol y nos ganaron. Fueron mejores que nosotros”.

Prescott completó nueve pases de 20 yardas o más para igualar su mayor cantidad esta temporada, después de que también lo había hecho contra los Green Bay Packers, el pasado seis de octubre.

En ambas ocasiones el juego terrestre de los Cowboys fue inexistente y perdieron los dos juegos.

El quarterback de Dallas ha superado ya las 300 yardas tres veces esta campaña y es la mayor cantidad de veces para un quarterback de los Cowboys en una temporada, desde Tony Romo en el 2006.

“Fue un gran mando de jugadas y la línea ofensiva hizo un gran trabajo de protección”, dijo Prescott. “Sólo me concentré en mis lecturas y confié en la manera que se movían mis receptores. Los muchachos hicieron jugadas continuamente y estuvimos bien en ese aspecto”.

Cierto, los receptores Amari Cooper (147) y Randall Cobb (106) superaron las 100 yardas y recibieron algunos pases que parecían inatrapables en jugadas rotas. Michael Gallup (76) cumplió cuando fue requerido y Blake Jarwin realizó una buena jugada en el único pase que le dieron.

“Hicieron un gran trabajo”, reconoció Prescott. “Amari Cooper aprovechó sus oportunidades e hizo recepciones increíbles en la línea lateral toda la noche. Sólo mostró lo que ha hecho toda su carrera y durante su tiempo con los Cowboys”.

Prescott negó que el mando de jugadas, en especial al final, cuando Dallas insistió en tres oportunidades seguidas con carrera, que no había servido en todo el juego, para tratar de anotar, en vez de ir por pase, que fue lo único que les funcionó a la ofensiva.

“Si hablas con cualquiera de los muchachos en el vestidor, te dirán que hubo un gran llamadod de jugadas“, afirmó. “Como dije, si preguntas a a línea ofensiva, si preguntas al corredor, te van a decir que necesitan ejecutar esas jugadas. Nadie ha cuestionado que quitaran el balón de mis manos. Todo tiene que ver con la ejecución. Tenemos que ejecutar esas jugadas”.

“Nadie va a hablar aquí de lo que debió ser o debieron mandar”, agregó. “Sólo debimos haberlo hecho. Ahora tenemos que aprender y mejorar para la próxima vez”.