Toda la actividad de la Semana 11 de la NFL, al momento

play
Lamar Jackson y Dak Prescott, entre lo más relevante del medio día (1:13)

Miguel Pasquel analiza lo que dejó la primera tanda de juegos de la Semana 11. (1:13)

Si hubo una temática en el inicio de la jornada dominical de la Semana 11, es que algunos equipos pretendientes empiezan a dejar caer las máscaras, alejándose de los contendientes.

Aquí, lo más interesante al momento:

New England Patriots en Philadelphia Eagles
El partido no se pareció en nada a lo que vimos en el Super Bowl LII, en términos de producción ofensiva. Esta vez, las defensivas jugaron mejor, y los ataques de Pats e Eagles, respectivamente, no lograron mantener el paso. Basta con decir que el único pase de anotación del día para New England salió de la mano derecha de Julian Edelman, no de Tom Brady, para entender la clase de juego que tuvo el quarterback estelar, bajo presión constante por los uniformes verdes. Lo que tampoco fue igual que aquel partido en el lujoso estadio de Minneapolis fue el vencedor. Esta vez, la victoria fue para los de New England, por 17-10, para poner en serios aprietos las aspiraciones de playoffs de Philly.

Arizona Cardinals en San Francisco 49ers
Hace dos semanas, los Cards dieron un partidazo en casa ante los Niners, amenazando seriamente con quitarles la todavía vigente etiqueta de equipo invicto. Ahora en san Francisco, la historia se repitió. Los 49ers requirieron un touchdown de Jeff Wilson Jr. a medio minuto del final del tiempo reglamentario para poner el marcador final, 36-26, y enviar a los Cardinals a otra sufrida derrota en que tuvieron todo para ganar. Una pifia de Arizona con un segundo por jugar permitió a San Francisco quedarse con un marcador mucho más abultado de lo que fue el partido.

Cincinnati Bengals en Oakland Raiders
Derek Carr no tuvo su salida más brillante, pero el corredor novato Josh Jacobs mantuvo las cadenas en movimiento para evitar que Oakland diera la sorpresa de la semana y entregara su primer triunfo del año a los Bengals. La victoria de los Raiders, por 17-10, tuvo su momento de suspenso en el cuarto final, cuando el receptor abierto de Cincy, Auden Tate, fue sacado en camilla luego de recibir un brutal golpe en el área de la cabeza y nuca mientras caía atrapando un pase.


Dallas Cowboys en Detroit Lions
Lo más rescatable en la victoria de los Cowboys de gira en Detroit, es que el equipo confirma que le puede ganar a los equipos que, sobre el papel, está obligado a vencer. El siguiente paso, el que no ha podido dar Dallas en la campaña, en superar a los equipos de primera línea, los que se espera compitan por todo cuando llegue el mes de enero. Durante la victoria por 35-27, nuevamente hay que destacar un sólido juego de Dak Prescott, quien mantuvo a la ofensiva en movimiento incluso cuando el ataque terrestre no salió en su mejor día.

Jacksonville Jaguars en Indianapolis Colts
El regreso de Jacoby Brissett a la alineación titular de Indy rindió frutos de inmediato, con el quarterback dirigiendo una paliza de los Colts, por 33-13, sobre un rival divisional que, todavía, aspira a los playoffs. Los Colts ya no lucen como el equipo de hace algunas semanas que controlaba el Sur de la Americana, pero esta victoria, aunada con la derrota de los Texans, ciertamente los deja mejor posicionados de lo que estaban hace 24 horas.

Buffalo Bills en Miami Dolphins
Después de una derrota ante los Browns que los regresó a la tierra, Buffalo no podía darse el lujo de perder ante Miami en la Semana 11, y no lo hicieron. Los Bills gozaron de un Josh Allen suficientemente efectivo por aire que además se anotó touchdowns por tierra, en el triunfo por 37-20 sobre unos Dolphins a los que les duró poco el buen momento de media temporada.

Denver Broncos en Minnesota Vikings
Si Minnesota quiere ser tomado en serio como contendiente, tiene que hacerlo mucho mejor de lo que hicieron esta tarde en casa en una victoria por 27-23 ante los Broncos. El ataque terrestre de los Vikes, que los ha cargado a lo largo de la mayor parte de la campaña, no terminó por aparecer, y la defensiva no brilló como en jornadas previas. Denver, por su lado, estuvo arriba por casi todo el encuentro, pero el tropiezo podría ser el clavo final en el ataúd de sus esperanzas de playoffs este año.

New Orleans Saints en Tampa Bay Buccaneers
La hoja estadística marca intercepción para Jameis Winston, pero ese obsequio de O.J. Howard a los Saints al inicio del partido marcó cómo sería la tarde para Tampa Bay. Los Bucs cayeron en un juego divisional, por 34-17, que pone a New Orleans de nuevo en el camino de la victoria tras el inesperado descalabro de la jornada previa.

New York Jets en Washington Redskins
No muchos lo esperaban, pero los Redskins están peleando firmemente por la primera selección global del siguiente draft, y una humillante derrota por 34-17 ante los Jets simplemente confirma a Washington como uno de los equipos más disfuncionales en la NFL. Por parte de los Jets, fue bueno ver un buen partido para Sam Darnold, algo que no le hemos visto con frecuencia durante el 2018.

Atlanta Falcons en Carolina Panthers
Por segunda semana consecutiva, Atlanta le metió el pie a un rival divisional. Esta vez, la paliza a domicilio en contra de los Panthers fue más significativa, porque Carolina tiene margen de error mínimo si desea mantenerse en la carrera por los puestos de comodín. Kyle Allen lució como un agente libre no reclutado, frustrándolo a largo de una victoria por 29-3 que solamente nos pone a pensar en lo que pudo ser para los Falcons este año.

Houston Texans en Baltimore Ravens
Los Ravens no vencieron a los Texans, los humillaron. Houston llegaba como una de las mejores defensivas en la liga en contra del ataque terrestre, pero esos antecedentes sirvieron poco en contra de Lamar Jackson y los suyos, quienes pasaron por donde quisieron, cuando quisieron. La victoria por 41-7 acerca a Baltimore a una jornada de descanso en la postemporada.