Los jugadores de Dallas han hablado y están listos para un cambio

play
Nadie quiere que se vaya Jason Garrett, él tiene mi confianza (1:11)

El dueño de los Dallas Cowboys reitera la confianza que le tiene a su HC a pesar de las recientes derrotas. (1:11)

Nota del editor: Al término del partido, y después de publicarse esta pieza, Jerry Jones dijo ante reporteros que "No es el momento" cuando se le preguntó directamente sobre un potencial cambio de entrenador en jefe.

Los jugadores de los Dallas Cowboys han hablado, y están listos para un cambio de head coach.

No, no es que el propietario y gerente general Jerry Jones hubiera hecho una consulta con sus jugadores para ayudarse a tomar una determinación respecto a al futuro de Jason Garrett. no necesitó hacerlo.

Unos días después de que Jones ofreciera los comentarios públicos más duros contra Garrett en 10 temporadas como entrenador en jefe de los Cowboys, los jugadores dejaron en claro con una actuación deplorable en casa ante los Buffalo Bills --derrota por 26-15 como parte de la jornada de Día de Acción de Gracias-- que están listos para recibir órdenes de alguien más.

Los Cowboys llegaban al encuentro con la dudosa etiqueta de no haber vencido hasta ahora en la campaña a ningún rival con marca ganadora, pero los Bills tampoco. Era una oportunidad perfecta para los Cowboys de demostrar, con un triunfo, que respaldaban a Garrett, que ganarían para él.

No solamente perdió el equipo de Dallas, sino que de paso lo hizo luciendo muy mal en varias facetas del juego. Lo que llama la atención es que muchos de los yerros que contribuyeron a la derrota fueron, tal y como los del tropiezo de la jornada previa, ante los New England Patriots, por falta de atención de los coaches. Rápidamente, se me viene a la mente el castigo en contra de Xavier Woods por arrancarle el casco al receptor abierto Cole Beasley --ex jugador de Dallas-- que ocasionó 15 yardas adicionales a la recepción. Como ese, hubo muchos otros.

Claro, también hubo errores imperdonables de ejecución, cuya culpa recae solamente en los hombros de los jugadores. El partido entero del pateador Brett Maher lo colocamos bajo este rubro.

Pero más allá de un resultado negativo que por sí solo no afecta demasiado el panorama de playoffs de unos Cowboys, que siguen por delante de los Philadelphia Eagles en la carrera por el título de la NFC Este, sí dice mucho acerca del esfuerzo que están --o ya no están-- dispuestos a hacer los jugadores por Garrett. Sin el vestidor de su lado, es imposible para Garrett, o para cualquier otro entrenador, ganar.

Ayer, Jones reiteró nuevamente que no tenía contemplados cambios antes del fin de temporada... por ahora. Sin embargo, la cara de frustración dio paso a la ira con cada corte de cámara que enfocaba al propietario de los Cowboys en su lujosa suite, observando el desempeño de su equipo.

Jones ha dicho que no le tiembla la mano a la hora de firmar cheques, y es verdad. Ahora, es momento de que recupere la dignidad de una franquicia que tiene talento para competir a un nivel muy por encima de lo que está haciendo.

La casa de apuestas BetOnline ha dado a conocer a sus candidatos para dirigir a los Cowboys a partir del 2020, y Urban Meyer es el favorito (+300), seguido por Josh McDaniels (+400), Lincoln Riley (+500), y Kris Richard (+1600).

Meyer sigue empleado por la Universidad de Ohio State en un puesto directivo, y es analista para Fox, McDaniel coordina a la ofensiva de los Patriots, y Riley dirige a la Universidad de Oklahoma. Ninguno de ellos tomaría el puesto ahora, si Jones decidiera deshacerse ahora de Garrett y tratar de rescatar el año con un relevo. Richard ya es parte de la franquicia, como coach de backs defensivos y coordinador de juego aéreo, y aparece como la opción lógica para llevar el título de interino si se va Garrett, más allá de que se quede o no con el puesto definitivo. Al final, es el camino que tomó Garrett hacia el puesto, también.

Las siguientes horas serán decisivas para los Cowboys. Todavía tienen en sus manos el boleto a la postemporada, pero se les puede escapar en cualquier momento, y son un equipo que ya no responde a su coach. Por su parte, descontando que Garrett sea despedido antes de finalizar la campaña se acaba su contrato al final de la temporada. Hoy más que nunca, se vislumbra su futuro lejos del rancho.

Jones no pedirá la opinión de sus jugadores sobre quién pueda reemplazar a Garrett, pero no debe interpretar mucho para conocer su opinión sobre él ahora.