Cowboys maniobran sin margen de error

Dallas viene con tres derrotas al hilo a cuestas. Getty Images

DALLAS -- A pesar de todo, los Dallas Cowboys aún respiran… Pero el margen de error ya es casi nulo.

Con tres derrotas consecutivas, los Cowboys aún son líderes divisionales, empatados con los Philadelphia Eagles, aunque en punta por la victoria que consiguieron en el partido mutuo.

Pero si quieren seguir controlando su destino, como dijo el corredor Ezekiel Elliott, tienen que vencer este domingo a Los Angeles Rams.

Sí, al mismo equipo que les pasó por encima en la ronda Divisional de la postemporada más reciente; el mismo que ha ganado dos partidos al hilo y el que acaba de vencer a los que parecían imparables como visitantes en la NFL, los Seattle Seahawks.

Peor aún para los Cowboys, los Rams también necesitan de manera urgente la victoria para seguir en carrera a la postemporada en una de las divisiones más complicadas de la NFL, la Oeste de la Conferencia Nacional, donde con todo y su marca de 8-5, están en tercer sitio, debajo de los San Francisco 49ers (11-2) y los Seahawks (10-3).

“Momentum es algo bien serio en esta liga, si podemos conseguirlo de nuestro lado“, dijo el quarterback de los Cowboys, Dak Prescott. “Tenemos que ganar un juego, antes de pensar en el segundo o en playoffs. Tenemos que salir de este hoyo en el que nos metimos. Si sacamos el primero, después iremos por el segundo“.

“Ésa es nuestra mentalidad“, agregó. “Vamos a enfocarnos en el hoy y en el ahora“.

El primer enfoque que deberán tener los Cowboys es en la manera de detener a la ofensiva de los Rams; la que parecía invensible en enero pasado y que de nueva cuenta parece funcionar liderados por el quarterback Jared Goff y el corredor Todd Gurley.

Más complicado, si se considera que durante los últimos dos partidos, la defensa de Dallas parece darse por vencida, sin energía y mucho menos capacidad dentro del campo, incuso hasta para aplicarse con las cosas más fundamentales del tackleo.

Todos en el vestidor niegan que eso esté sucendiendo, que se estén rindiendo o ya no tengan ganas de jugar para ellos o para sus entrenadores. Igual opina el dueño y gerente general de los Cowboys, Jerry Jones.

“Nadie en este equipo se ha dado por vencido“, dijo Jones. “Todos saben que darse por vencidos significa lo peor para ellos mismos como jugadores. Es darse por vencidos a ellos mismos. En este deporte eso no existe“.

El coordinador defensivo, Kris Richard, dijo que sólo ha faltado disciplina y por momentos han sobrado ganas.

“Estar demasiado revolucionado en el campo por momentos provoca inconsistencia o indisciplina táctica y al plan de juego“, explicó. “Contra un equipo es aún más importante. Los tiempos son todo… Ellos tratan de controlar el juego con su ‘tempo’. No es que tengan un gran menú de jugadas. Como cualquier otro equipo que corre un montón de jugadas sin huddle, el menú no es tan grande“.

Pero todo lo que hacen, lo hacen muy bien“, agregó. “Ellos llegan a la línea de golpeo y ahí observan que tienen enfrente y toman decisiones. Son muy buenos manejando los tiempos“.

Del otro lado del balón, la situación tampoco luce fácil para los Cowboys. Su defensa parece crecer partido a partido.

La defensa de los Rams suma 11 capturas y tres entregas de balón a su favor en los dos triunfos consecutivos con los que llegan al AT&T Stadium de Arlington. El ala defensiva Aaron Donald ha derribado tres veces en ese periodo a los quarterbacks enemigos.

La semana anterior, Seattle fue incapaz de anotarles, en su primer partido desde 2017 en el que no tienen touchdown ofensivo.

“Esa defensa es rápida y explosiva“, consideró el ala cerrada Jason Witten. “Vamos a tener que ejecutar desde el principio. No podemos irnos atrás contra ellos o eso dictará parte de nuestro esquema ofensivo, como ha pasado las últimas dos semanas“.

Las dos semanas anteriores, Dallas anotó en su primera serie ofensiva, pero después parecía que ni las manos metían. Entre el segundo y tercer cuartos de las derrotas contra Buffalo y Chicago, los Cowboys fueron aplastados 47-0 de manera combinada.

“Así es difícil aplicar el plan de juego que prioriza correr el balón“, reconoció el corredor Ezekiel Elliott. “Los entrenadores saben que yo estoy listo para la cantidad de acarreos que quieran. Me siento más fresco que nunca a estas alturas de la temporada porque no he tenido tantos balones. Pero eso no importa.

"Nada importa que tenga que ver con estadísticas. Lo único que importa es que ganemos y aún controlemos nuestro destino a playoffs“.

“¿A quién podría importarle que yo sume 2 mil yardas, si no llegamos a playoffs?“, cuestionó. “Absolutamente a nadie. Mucho menos a mi“.

ES BUENO SABER QUE…

- El único jugador de los Cowboys que está descartado de antemano para el partido es el linebacker Leighton Vander Esch, quien faltará a su cuarto juego consecutivo por lesión de cuello.

- El linebacker Sean Lee no entrenó toda la semana por molestias de pecho y muslo; fue enlistado como “cuestionable“ de manera oficial.

- El safety Jeff Heath (hombro) y el tackle defensivo Antwuan Woods (rodilla) regresarán esta semana a la acción tras faltar a los tres partidos anteriores.

- Los Rams ya descartaron al ala cerrada Gerald Everett y enlistaron “en duda“ al tackle ofensivo Rob Havenstein; ambos por lesión de rodilla.