Mason Rudolph: "una mentira descarada", la acusación de Myles Garrett

Myles Garrett se perderá el resto de la temporada regular y playoffs por golpear a Mason Rudolph con un casco. Getty Images

PITTSBURGH – El mariscal de campo de los Pittsburgh Steelers, Mason Rudolph, califica la afirmación de Myles Garrett, quien asegura haber sido insultado racialmente, como una “mentira descarada”, y el entrenador de los Steelers, Mike Tomlin, apoya a su quarterback.

“1000 % falso”, tuiteó Rudolph en una entrevista en Outside the Lines luego de que la NFL restableciera al ala defensiva de los Cleveland Browns. “Mentira descarada. No he, no hice, ni haría un insulto racial. Esto es un intento de mal gusto e imprudente de asesinar a mi personaje”.

En una entrevista con Mina Kimes de ESPN, Garrett dijo que Rudolph lo insultó luego de ser capturado con ocho segundos de partido la noche del jueves 14 de noviembre.

Tomlin, sin embargo, apoya fuertemente a su jugador en un comunicado lanzado el sábado por la mañana –un movimiento inusual del entrenador, quien raramente habla públicamente en la temporada baja.

“Apoyo a Mason Rudolph no solo porque lo conozca, también porque estuve en el campo inmediatamente después del altercado con Myles Garrett, y subsecuentemente luego del partido. Interactué con muchas personas en la organización de los Cleveland Browns –jugadores y entrenadores”, dijo Tomlin en el comunicado.

“Si Mason dijo lo que Myles reclama, hubiese salido durante las muchas interacciones que tuve con los de la organización de Browns. En mis conversaciones, tuve muchas expresiones de tristeza por lo ocurrido. No recibí nada sobre algo racial o de esa naturaleza en esas interacciones”.

El agente y abogado de Rudolph, Tim Younger, dijo que las “difamaciones” de Garrett lo exponen a “responsabilidad legal”.

“Esperamos escuchar toda la entrevista”, dijo Younger. “Garrett, después de disculparse originalmente con Mason Rudolph, tomó la decisión desacertada de publicar la acusación tardía y falsa de que Rudolph pronunció un insulto racial en la noche en cuestión”.

Garrett, reintegrado a la liga el miércoles luego de seis juegos de suspensión, hizo las acusaciones contra Rudolph durante la entrevista con Kimes que se transmitió el jueves por la noche en SportsCenter.

“Me dijo la palabra con ‘N’”, señaló Garrett a Kimes. “Me llamó estúpido ‘N’”.

En la entrevista, Garrett culpó a Rudolph por iniciar la pelea que llevó a multas por 732, 422 dólares repartidos entre 33 jugadores sancionados, y dijo que Rudolph insultó luego de ser capturado por Garrett.

“No dije la palabra con ‘N’. Para mí, personalmente, no debe ser dicha, ya sea en la familia, amigos… a nadie”, dijo Garrett a Kimes. “No la quiero usar porque no quiero que (la gente) encuentro lo apropiado a mi alrededor para que cualquiera la use”.

Al momento, un vocero de la NFL dijo que la liga “no encontró evidencia” de que Rudolph insultara.

Garrett dijo a Kimes que cree que hay evidencia de audio para probarlo.

“Había personas con micrófonos cerca de mí, cerca de nosotros. Y por lo que escuché (podría) haber audio durante el juego en el que se podría escuchar algo o no se podría escuchar, pero no quieren decirlo”.

Sin embargo, un vocero de la liga dijo a Adam Schelfter de ESPN el sábado que no hay audio del campo. El vocero añadió hay micrófonos en las líneas de banda para amplificar el sonido ambiental, pero que los micrófonos no graban y se apagan después de que la pelota se deja de jugar”.

La NFL también emitió un comunicado el sábado en el que, luego de checar con los oficiales, “ningún jugador o equipo asegura haber escuchado (a Rudolph) decirlo en el campo”.

Rudolph fue multado con $ 50 mil, por su rol en el incidente. Apeló la multa, pero fue recientemente mantenida, una fuente dijo a ESPN.

Los Steelers y Browns también fueron multados con 250 mil.

Inicialmente Garrett habló sobre el insulto de Rudolph, en una audiencia de apelaciones con la NFL en un esfuerzo por reducir su suspensión. Más tarde, Garrett dijo que nunca tuvo la intención de que la acusación se hiciera pública, pero dijo, “sé lo que escuché”.

Rudolph negó contundentemente la acusación en noviembre y dijo que fue “totalmente falso”.

“No lo puedo creer”, dijo el mariscal de campo el 24 de noviembre. “No puedo creer que él tomara esta ruta luego de los hechos”.