Mitchell Trubisky y Nick Foles navegan los retos de una competencia virtual por la titularidad

play
Brian Urlacher consideró inoportuno el canje de Chicago por Nick Foles (1:49)

El exjugador de los Bears dijo ver un movimiento incongruente y apoyó la titularidad de Mitch Trubisky. (1:49)

La ansiosamente anticipada competencia en la posición de quarterback para los Chicago Bears podría estar en suspenso, pero la manera en que el actual titular Mitchell Trubisky y el retador Nick Foles navegan el programa de temporada baja virtual del club podría determinar al eventual ganador.

"No hay competencia ahora vía Zoom, como ustedes saben", concedió el head coach de los Bears, Matt Nagy, el viernes. "Creo que lo que esos chicos hacen ahora es fortalecer su capacidad mental en este momento, dentro de la ofensiva, a su gusto".

Dejando de lado las preferencias ofensivas, la presencia de Foles en Chicago está directamente correlacionada al desempeño de Trubisky en el 2019.

El ex segundo recluta global del draft finalizó N° 28 en Total QBR (39.4), empató en el puesto N° 27 en pases de touchdown (17), N° 21 en yardas por pase (3,138), N° 32 en yardas ganadas por intento de pase (6.1) y N° 28 en el tradicional índice de pasador (83.0), números que obligaron a los Bears a enviar una selección compensatoria de cuarta ronda a los Jacksonville Jaguars por Foles, cuyo contrato reestructurado le pagará 12 millones de dólares en efectivo total durante el 2020 y que puede ser rescindido --por el propio Foles-- en el 2021.

Dejémoslo así: de haber quedado Chicago satisfecho con el desarrollo de Trubisky luego de tres temporadas de NFL, el gerente general Ryan Pace --el hombre que ascendió en el orden de draft para seleccionar a Trubisky sobre Patrick Mahomes y Deshaun Watson-- nunca hubiera adquirido a Foles, Jugador Más Valioso del Super Bowl LII. No obstante, Foles también ha experimentado su cuota de altibajos a lo largo de ocho campañas con los Philadelphia Eagles (dos veces), St. Louis Rams, Kansas City Chiefs y Jaguars.

Una de las cosas que tiene a favor Foles, al tiempo que los quarterbacks se alistan para competir entre sí, son sus vínculos con un montón de los nuevos coaches ofensivos de Chicago, así como con el propio Nagy.

Pero mientras que Foles quedó expuesto al sistema de Andy Reid en Philadelphia y Kansas City, la clara ventaja de Trubisky, de 25 años de edad, es que ya ha pasado dos años con Nagy, mandando jugadas en su propia variación del sistema de Reid.

"Pienso que, obviamente, tengo una base de cuando estaba en Kansas City y ejecutamos una versión diferente de la ofensiva", dijo Foles el mes pasado. "Y Philadelphia fue diferente que esto. Pero la parte divertida es que puedes traer esa información de lo que hicimos en Philly a Chicago y tratar de afinarla y desarrollar ese ADN ofensivo de los Bears.

"De ninguna manera significa iniciar de nuevo sin conocimiento ofensivo. Definitivamente, empiezo con ambos pies plantados, emocionado por aprender lo que están haciendo. Digo, podría significar algunas nuevas terminologías, un juego terrestre diferente y cosas así, pero seré capaz de entenderlo decentemente de inicio".

Hasta ahora, el trabajo virtual de temporada baja de la liga impide que jugadores y coaches se congreguen bajo el mismo techo, pero la enseñanza del libro de jugadas es permitido.

A sus 31 años de edad y saliendo de una temporada del 2019 plagada de lesiones, Foles probablemente necesita más el trabajo de aula que el trabajo de campo de prácticas. Si Foles puede reportar al campamento de entrenamiento a la par con Trubisky en términos de conocer a la ofensiva, entonces cualquier falta de familiaridad entre Foles y los receptores abiertos y alas cerradas se puede solucionar rápidamente.

"Siempre hablamos de [Foles aprendiendo la ofensiva] como andar en bicicleta", dijo Nagy. "Ha estado en algunas ofensivas diferentes, incluso desde la última ocasión en que estuvimos juntos en Kansas City. Pero lo que sucede es que cuando presentas el libro de jugadas a alguien como Nick, y lo empiezan a ver, de repente empieza a hacer click y recuerdan y simplemente el cerebro empieza a volverse a entrenar de lo que sabías en los últimos años.

"Pero eso no requiere demasiado. Nick es un tipo inteligente".

Trubisky enfrenta su propia curva de aprendizaje en el cuarto año.

"En Mitch, he visto a un jugador en los dos años previos que está aprendiendo la posición de quarterback", expresó Nagy. "Eso no siempre significa sobre el campo, significa también fuera del campo: estudiando video, las notas que vas tomando, cuál será tu horario, ¿no es verdad? ¿Cómo aceptas las instrucciones? ¿Cómo brindas tu retroalimentación? Y todas las cosas que han pasado ahora, han pasado de maneras diferentes. Así que, lo que haremos, cuando podamos, nos vamos a reunir y y hablaremos de un sumario de las cosas que hemos dicho --con los detalles de jugadas, con los horarios, etc.-- y puedo ver que está comenzando a crear su propio modo, sus propios hábitos. Y obviamente lo más importante, es que él entiende que nada de eso sirve hasta que podamos salir todos al campo y hacerlo allá afuera, y ese será el siguiente reto, llevarlo al campo y hacerlo en medio de una competencia”.

Chicago argumenta que su decisión de declinar la opción al quinto año de contrato de Trubisky (por 24.8 millones de dólares y garantizada solamente contra lesión) no será factor en la competencia por el puesto de quarterback. Pero sin nada que ate a Trubisky a los Bears más allá del 2020, se puede decir que la ausencia de esa opción al quinto año de contrato ha equilibrado la balanza. Foles cobraría 4 millones de dólares en el 2021 su opta por no rescindir dicho acuerdo.

"Todos somos muy abiertos y honestos en las discusiones que tenemos y luego simplemente dejamos que sucedan las cosas", dijo Nagy. "Al final, lo que queremos es que ambos quarterbacks sean los mejores quarterbacks posibles que pueden ser en lo individual y que nos dificulten a nosotros tomar la decisión sobre quién será el titular, y eso hará de los Bears un mejor equipo de fútbol americano.

"Cuando cuentas con dos buenas personas como tenemos en Mitchell y Nick, facilita ese tipo de decisiones y conversaciones, porque son tan competitivos, quieren lo mejor para los Bears, y ellos van a pelear hasta el final para hacerlo. Creo que es lo hermoso de esto".