Calendario modificado podría beneficiar a Steelers, opina Minkah Fitzpatrick

Minkha Fitzpatrick en un año se ganó un lugar en una de las mejores defensivas de la liga. Getty

PITTSBURGH – Minkah Fitzpatrick se está perdiendo el ritmo un tanto pausado de las actividades organizadas de equipo de la NFL, cuando el tiempo libre por las tardes permiten a los compañeros de equipo desarrollar la química que el profundo de los Pittsburgh Steelers considera vital para el éxito.

“Aprendes el uno del otro y cómo cada uno piensa y vive fuera del football”, dijo Fitzpatrick el jueves.

No hay mucho esta temporada, al menos no cómo Fitzpatrick acostumbraba. El COVID-19 lo ha forzado a trabajar por su cuenta. Limita su interacción con los otros miembros de una de las mejores defensivas secundarias de la liga, a llamadas por video. No es lo ideal, pero no son tiempos ideales.

Mientras Fritzpatrick se prepara como si tuviese que reportar con los Steelers en el St. Vicent College en julio para el campamento de verano, es más por pragmatismo que por optimismo. Cómo lo ve el tres veces All-Pro, si está listo para el trabajo en campo estará muy preparado si este se desecha o la pretemporada se altera en respuesta al coronavirus.

Si la NFL juega con el calendario, Pittsburgh podría ser uno de los clubes menos afectados de la liga. Los Steelers regresaron a 10 de los 11 titulares a una unidad que terminó en quinto lugar la temporada pasada, y fue la razón principal por la cual Pittsburgh se mantuvo en la ronda de playoffs hasta finales de diciembre a pesar de perder al mariscal de campo Ben Roethlisberger por una lesión en el codo derecho en la semana dos.

“Tenemos algunas caras jóvenes y nuevas (pero) algunos equipos, la mitad de su plantilla, la mitad de su secundaria o la mitad de sus apoyadores se han ideo”, estimó Fitzpatrick. “(Una pretemporada más corta) nos dará definitivamente una ventaja porque todos tenemos un año (juntos) o más. Creo que es más que una ventaja”.

Fitzpatrick, adquirido en un audaz canje con Miami el pasado septiembre días después de la lesión de Roethlisberger, tendría un papel más grande en 2020. Los Steelers se lo hicieron simple cuando llegó para que pudiese acomodarse. No tomó mucho. Interceptó un pase y forzó un balón suelto en su primer juego en Pittsburgh, así que muchas ofensivas rivales comenzaron a evitarlo al final de la campaña. Lo considera un asunto de respeto, sin embargo, quiere tener más movimiento este otoño para darle al coordinador defensivo, Keith Butler, otra arma a su disposición.

“Si los entrenadores quieren moverme, me muevo y si no, entonces no lo necesito”, señaló Fitzpatrick. “Trato de aprender el sistema y asimilarlo en una T, y solo debo o me lo piden, me puedo mover”.

Fitzpatrick ha estado al pendiente de la recuperación del codo de Roethlisberger. También lo han hecho los Steelers, que pasaron la agencia libre y el draft tratando de proveer más fuerza a la ofensiva que al final decayó con la ausencia de Roethlisberger.

Pittsburgh firmó al ala cerrada Eric Ebron y usaron su primera selección en el receptor abierto de Notre Dame, Chase Claypool, dejando a la defensiva que lideró la liga en capturas casi intacta. El mensaje no podía ser más claro: Los Steelers anticipan el regreso de Big Ben y el equipo espera regresar a playoffs luego de dos años de ausencia. Así lo espera Fitzpatrick también.

“Espero a Ben Roethlisberger. Es un gran líder y gran hombre… tiene mucha experiencia y sabiduría para compartir. Creo que seguirá siendo él mismo. Saldrá y competirá y me retará como jugador defensivo”.

Es un reto que Fitzpatrick y el resto de la defensiva de cuatro Pro Bowlers estarán listos para responder en el momento en que los Steelers los llame para el campamento.

“Creo que estamos bien”, apunto Fitzpatrick. “Creo que se reflejó en nuestro juego. Fuimos top tres, top cinco en casi cada una de las categorías… creo que nuestra ejecución junto a nuestro nivel de talento es lo que nos pone a punto y nos seguirá poniendo a punto”.