El viaje de Joe Burrow hacia la NFL comienza con un regreso a la infancia

El mariscal de campo de los Cincinnati Bengals, Joe Burrow, está reviviendo su infancia antes de que se una oficialmente al mundo real.

La primera selección global del draft de abril de la NFL está de vuelta a casa en el condado de Athens, Ohio, viviendo con sus padres y buscando campos vacíos para poder lanzar pases a sus amigos. El Trofeo Heisman que ganó mientras llevaba a LSU a un campeonato nacional descansa en el suelo en una habitación de la casa de la familia.

Como si prepararse para un puesto titular en la NFL como novato no fuera lo suficientemente difícil, Burrow está encontrando diferentes maneras de prepararse para su primera campaña ya que las instalaciones de la NFL están cerradas indefinidamente debido a la pandemia del coronavirus.

Esto significa que Burrow está realizando videollamadas en Zoom desde el sótano de su casa de la infancia, repasando video y los ajustes con el cuerpo de entrenadores de los Bengals. A lo largo de la semana, está lanzando a sus ex compañeros de preparatoria. Y aunque no está con sus compañeros de equipo de los Bengals, la preparación de Burrow no falta.

"Quiero decir, ahora es su trabajo", declaró Ryan Luehrman, uno de los receptores y amigo de la infancia de Burrow. "Se ha centrado únicamente en eso, incluso más de lo que he vi cuando estaba en la universidad y en la preparatoria. Sigue creciendo y creciendo, su atención al detalle y enfoque".

Burrow no puede lanzarles a los receptores de Cincinnati. No sólo están cerradas las instalaciones de la NFL, sino que los receptores abiertos como A.J. Green, Tyler Boyd, John Ross y Auden Tate no están en Cincinnati.

Afortunadamente para Burrow, el recurso de emergencia tiene muchas familiaridades.

Sus receptores son los jugadores que lo ayudaron a él y a la preparatoria de Athens en el Juego por el Campeonato Estatal de Ohio como seniors en el 2014. Ryan y Adam Luehrman son gemelos que conocen a Burrow desde que se mudó a la ciudad en segundo grado. Ahora son alas cerradas en la Universidad de Ohio. Zacciah Saltzman, el ex corredor de Burrow que jugó en Georgetown, también es parte del grupo de entrenamiento.

Se dispersan por la ciudad varios días a la semana, rebotando entre los campos disponibles. Es un recuerdo de sus prácticas después de la escuela durante sus días en la preparatoria o en la primavera cuando Burrow presionaba a los jugadores y a su coordinador ofensivo para las sesiones de lanzamiento.

Cinco años después de la graduación de Burrow, el grupo se alineará y ejecutará las jugadas que Burrow está aprendiendo de los Bengals al tiempo que también ayuda a los Luehrman a prepararse para su último año de futbol americano colegial.

Ryan dijo que, si las rutas no se ejecutan a la profundidad correcta o se están aplanando, la jugada se reinicia desde el principio. Disfrutan de la oportunidad de simular todo de la forma más precisa posible para maximizar todo el proceso.

"Estoy pensando cuando estoy ejecutando un pase profundo, que realmente tengo que ponerlo en marcha", señaló Ryan Luehrman, quien atrapó 28 pases para 360 yardas y cinco touchdowns la temporada pasada. "A.J. Green, Tyler Boyd y John Ross, sé que están volando. Así que al menos tengo que tratar de conseguir algún tipo de velocidad".

Los Bengals reclutaron a Burrow para ser su próximo mariscal de campo franquicia. Andy Dalton, quien fue el titular desde el 2011, fue liberado esta temporada baja y firmó con los Dallas Cowboys un contrato por un año.

Si fuera una típica temporada baja de la NFL, Burrow habría estado entre los novatos que llegaban a las instalaciones de su equipo poco después del draft. Pero con el cierre en toda la liga, las reuniones se realizan a través de videoconferencia.

El coordinador ofensivo de los Bengals, Brian Callahan, dijo que el plan en junio será que Burrow llame las jugadas en una conferencia telefónica como si estuviera en la reunión previa a la jugada, mire una pantalla que representa una formación defensiva y luego haga las llamadas previas al saque.

"Queda por ver lo efectivo que será, pero es mejor que no hacerlo", indicó Callahan a ESPN. "Ahora, al menos estos chicos pueden escucharse mientras se comunican, y eso es lo más importante que intentamos lograr".

Las primeras asignaciones de Burrow fueron aparentemente las más sencillas: aprender conteos, sacar el balón y enseñar formaciones. Cincinnati pasó los tres días del minicampamento de novato repasando el equivalente a un día de ajustes.

Callahan dijo que el primer par de semanas pueden sentirse increíblemente aburridas y tediosas, incluso cuando el personal utiliza juegos educativos como Kahoot! para enseñar conceptos y revisar lo que significan las palabras en el sistema del equipo (una palabra puede significar dos cosas muy diferentes, dependiendo de la ofensiva).

Callahan dijo que Burrow ha sido "excepcional" durante el aprendizaje virtual.

"Tiene un muy buen sentido para entender los esquemas de protección, cómo protegerse y dónde están sus problemas en el esquema de protección, por lo que esa parte ha sido realmente impresionante", sentenció Callahan. "Está conectado. Entra en la reunión y compite".

Los Bengals están maximizando los beneficios de los ajustes requeridos para la temporada baja de este año, refirió Callahan. En lugar de pasar por una sesión de ajustes de 90 minutos y hacer que los mariscales de campo trabajen sobre ello al siguiente día, pueden usar el periodo diario de cinco horas permitido por la NFL para repasar cosas como el trabajo de pies y ver ejemplos de otros alrededor de la liga.

Todos están tratando de sacar lo positivo durante una temporada baja inusual. Eso también aplica para los padres de Burrow, Jimmy y Robin. El tiempo extra con su hijo de 23 años de edad, al igual que la temporada 2019 de Burrow que arrojó premio tras premio, ha sido inesperado.

"Hemos podido pasar más tiempo juntos durante esta etapa de lo que pasamos en los últimos cinco años", declaró Jimmy Burrow. "Es algo que siempre recordaremos".