Lecciones de béisbol que ayudaron a A.J. Brown en los Titans

A.J. Brown fue una promesa del béisbol, drafteado por los San Diego Padres. Pero su corazón estaba en otra parte. USA Today Sports

(La historia fue originalmente publicada el 17 de enero de 2020)

NASHVILLE, Tenn.-- Era trabajo como de costumbre en la semana 17 para Ryan Tannehill y A.J. Brown. El mariscal de campo de los Tennessee Titans se preparó para lanzar un pase profundo desde la yarda tres al receptor novato, que rastreó la pelota para hacer una recepción por encima del hombro. Corriendo bajo la pelota a toda velocidad y lanzando sus manos en el segundo preciso para atraparla es algo que vino naturalmente.

El entrenador Mike Vrabel ha notado la habilidad de Brown de "correr a través de la recepción y no parar o saltar" como una clave para sus grandes jugadas.

Es algo que Brown también hizo en los campos de futbol americano de Starkville High School. Pero es algo que aprendió a hacer en los campos de las ligas de béisbol juvenil.

"Les digo a muchos hombres, que atrapas el balón con los ojos", dijo Brown. "El béisbol realmente me ayudó con eso para el futbol americano. Cuando estás rastreando una pelota, especialmente una bola profunda, me ayudó mucho. Jugué como jardinero central en béisbol. En un pase profundo en el futbol americano, lo juzgas y lo rastreas como un jardinero central".

Brown es otro atleta que ha cosechado los beneficios de jugar múltiples deportes, al igual que el mariscal de campo de los Arizona Cardinals Kyler Murray.

"Ayuda mucho", dijo Murray sobre sus habilidades de béisbol en el campo de futbol americano. "He visto un montón de terribles deslizamientos. Es mucho más suave que otras personas, ya sabes, el deslizamiento emergente, cosas así, sólo ser capaz de deslizarme cuando quiero. Sí, creo que ayuda”.

Brown destacó en el equipo de béisbol de Starkville High. Bateó "más de .360" durante su último año, según el Jackson Clarion-Ledger. Brown llamó la atención de los caza talentos y fue seleccionado por los Padres de San Diego en la 19a ronda del Draft de las Grandes Ligas de 2016.

Antes de ir a Ole Miss, Brown se convirtió en el segundo jugador -Murray fue el primero- en jugar los partidos All-Star de Under Armour de béisbol y futbol americano (Jerrion Ealy y Maurice Hampton se han unido desde entonces a Brown y Murray.) Brown consiguió 1 de 3 en el partido de béisbol Under Armour, y todavía se mantiene en contacto con uno de sus compañeros de equipo: Bo Bichette, el hijo del ex All-Star Dante Bichette. Bo Bichette, campocorto de los Toronto Bluejays bateó .311 en 46 partidos de Grandes Ligas la temporada pasada. Brown dijo que Bichette le envió una camiseta autografiada, y Brown planea devolver el favor después de la temporada.

A diferencia de Bichette, Brown no busco una carrera en el béisbol, aunque pasó parte del verano con el equipo de ligas menores de los Padres en Arizona antes de reportarse a Ole Miss para su segunda temporada. El tiempo que pasó en el campamento fue una experiencia única para Brown. No le gustaba lo pequeñas que eran las multitudes en los juegos, bromeando que podía contar con dos manos cuántas personas iban a ver.

Brown intento estar en los rangos profesionales de béisbol por su padre, Arthur Brown Sr., quien tenía otro plan para el futuro de su hijo. El béisbol era amado por el mayor Brown.

"Nunca vi al béisbol así", dijo A.J. Brown. "Mi padre me puso un bate en la mano tan pronto como pude caminar y yo era bueno en ello. Era el deporte favorito de mi padre”.

El ritmo lento del béisbol le enseñó a Brown a ser paciente y a permanecer concentrado. El aspecto favorito de Brown del béisbol era batear. Sonrió al mencionar lo difícil que es.

"La gente no entiende lo difícil que es cuando alguien está lanzando esa pelota tan fuerte", dijo Brown.

Grandes multitudes fueron parte de la atracción del futbol americano para Brown, quien preguntó: "¿Quién no quiere atrapar touchdowns frente a miles de personas?".

Pero también quería participar en todas las jugadas. Es parte de lo que lo hizo enamorarse del futbol americano y finalmente decidir perseguir eso sobre el béisbol.

"Al ir a la universidad, tuve que tomar una decisión por mí mismo, y dije que si hago esto [jugar futbol americano] y seguir adelante, tenía que hacer mi mejor esfuerzo", dijo Brown. "No estoy diciendo que no podría hacer ambas cosas, pero habría sido muy duro para mí. Mi mentalidad con cualquier cosa que quiero tratar de hacer, es ser el mejor. Si no lo estoy haciendo a tiempo completo, ¿cómo puedo ser el mejor en ello? Alguien podría tener una ventaja sobre mí. Yo no quería eso.

Lo que le llama la atención a Brown sobre el futbol americano es el proceso. Le gusta poder salir al campo y llevarse al límite independientemente de las circunstancias. En la mente de Brown, tiene que encontrar una manera de ganar sin importar los obstáculos que tope. "Encontrar una manera de ganar" está tatuado en su brazo como un recordatorio de dónde debe estar su enfoque.

Como cualquier otra persona, Brown está fascinado por los contratos gigantes ganados por los mejores jugadores en el béisbol. Antes del draft de abril en la NFL, bromeó sobre volver al béisbol cuando vio a Manny Machado firmar un contrato de 10 años y 300 millones de dólares con los Padres. Entonces Brown se sentó y pensó en el tiempo que tendría que pasar en las ligas menores y el dinero que sentía que ganaría en la NFL una vez que mostrara qué tipo de jugador podría llegar a ser.

"Es tan difícil alcanzar ese nivel honestamente", dijo Brown. "Chicos en las ligas menores, muchos de ellos realmente no están haciendo dinero. Los aplaudo. Quiero decir, intenta estar en las ligas menores tratando de subir para siempre. Pero si tienes la suerte de conseguir ese tipo de dinero, definitivamente cambia tu vida porque, hombre, reciben mucho dinero. Mi papá siempre decía que hay dinero en el béisbol, pero siento que hay dinero en todo si estás trabajando para ser el mejor para que te paguen".

Brown firmó un contrato de cuatro años y 5.6 millones de dólares después de ser seleccionado con la selección número 51 en el draft de la NFL de 2019. Claro, no es dinero Machado, pero como dice el dicho, "Si encuentras un trabajo que amas, nunca tienes que trabajar un día en tu vida".

Y si ves a Brown en el campo, está claro que le encanta el futbol americano.

"Tengo la oportunidad de hacer lo que amo a diario", dijo Brown al sitio web del equipo. "No tengo que hacerlo, puedo hacerlo”.

El reportero de ESPN Arizona Cardinals Josh Weinfuss contribuyó para esta nota.