NFLPA solicita a agentes educar a jugadores sobre factores de riesgo por coronavirus

Conforme se acerca el inicio programado de los campamentos de entrenamiento, la Asociación de Jugadores de la NFL (NFLPA) ha instruido a los agentes para que hablen con sus clientes sobre los factores de riesgo que podrían hacerlos más susceptibles a graves enfermedades como resultado del COVID-19.

“La NFLPA te dirige a proveer a cada uno de tus clientes con información sobre los importantes factores de riesgo y que fue proporcioanda por el Centro de Control de Enfermedades”, escribió el sindicato en carta enviada a los agentes el lunes y que fue obtenida por ESPN. “Para mediados de julio, debes involucrar a todos tus clientes en conversaciones sobre la vital importancia de revisar cuidadosamente esta información con su doctor personal.

“(Los jugadores) deben preguntarle a sus doctores personales todo tipo de preguntas sobre estos factores de riesgo de acuerdo a su historial médico y a sus trabajos como jugadores de la NFL. También deben discutir cualquier factor de riesgo con los doctores del equipo”, agregó el documento.

La carta ofrece un link a la página del Centro de Control de Enfermedades, que indica que “gente de cualquier edad con condiciones médicas relevantes” y también explica el tipo de afecciones que ponen a una persona en mayor riesgo de padecer una enfermedad grave a causa del COVID-19.

Los padecimientos delineados incluyen, de acuerdo a la carta:

- Enfermedad crónica del riñón

- Enfermedad obstructiva crónica pulmonar

- Estado inmunocomprometido (sistema inmunológico debilitado) por el trasplante de órganos sólidos

- Índice de Masa Corporal de 30 o más: Obesidad

- Enfermedades cardíacas graves como insuficiencia cardíaca, enfermedad de las arterias coronarias o cardiomiopatías.

- Enfermedad de células falciformes

- Diabetes mellitus de tipo 2

La carta incluye una segunda lista de condiciones que el CDC ha determinado que “quizá” pongan a alguien en mayor riesgo de enfermedad severa debido al COVID-19, incluido el asma, hipertensión o alta presión sanguínea, otras deficiencias inmunes, enfermedad del hígado, fibrosis pulmonar y diabetes Tipo 1, entre otras.

“Queremos que cada jugador sea informado cuidadosamente sobre su situación médica al tiempo que toma decisiones sobre regresar a jugar y durante el transcurso de la temporada. De esta manera, el compromiso proactivo ayudará a los jugadores a alcazar esa meta”, indica la carta.

Incluido en el nuevo contrato colectivo de trabajo entre jugadores y la liga, los campamentos de entrenamiento no deben comenzar antes de 47 días previos al primer juego de temporada regular de un equipo, lo que hace al 28 de julio la fecha para reportar para la mayoría de los equipos.

La semana pasada, la NFL dijo que aún planea abrir los campamentos de entrenamiento e iniciar la temporada regular a tiempo, a pesar de que los protocolos por el coronavirus y de seguridad aún no están terminados.

La NFL y la NFLPA han tenido discusiones constantes sobre los protocolos así como otros temas, como qué sucedería si los jugadores deciden que es demasiado riesgoso jugar y qué sucedería con el tope salarial de 2021 como resultado de menos ganancias económicas en 2020.